Justicia para mexicanos en los E.U. y para centroamericanos en México

10. Justicia para mexicanos en los E.U. y para centroamericanos en México

El pasado miércoles 25 de Agosto nos enteramos, por diferentes medios de comunicación, de la muerte de 72 indocumentados centroamericanos (58 hombres y 14 mujeres) en Tamaulipas. Trataban de llegar a los Estados Unidos cuando fueron interceptados por un comando armado. Les pidieron dinero y al no llevar, les ofrecieron que trabajaran para ellos como narcotraficantes (para el grupo de los Zetas). Ellos rechazaron la propuesta y fueron masacrados en un rancho de Tamaulipas cerca de la frontera. Nosotros como mexicanos nos quejamos del mal trato que sufrimos en los Estados Unidos, y particularmente en Arizona, pero ¿qué hacemos por los derechos de los indocumentados que tratan de cruzar nuestro territorio?

En Junio de 2008 fui a Nicaragua para dar un curso de filosofía al “Seminario Nacional Nuestra Señora de Fátima”. Era la primera vez que estaba en Centroamérica y aproveché para recorrer en autobús otros países: Honduras, El Salvador y Guatemala. En los Estados Unidos ya había escuchado a varios centroamericanos hablarme sobre el infierno (extorsiones, robos, violaciones, secuestros…) que significa para ellos atravesar México (cerca de 2 millones de kms. cuadrados). Después en Centroamérica corroboré en carne propia el desprecio que varios de ellos nos tienen a los mexicanos por el mal trato que muchos de ellos han sufrido en nuestro territorio. De esta experiencia surgió la historia “Lupita”, incluida en mi libro de cuentos: El taller de Dios y otros cuentos e historias más. La búsqueda de la justicia y la dignidad de la persona humana son valores universales, independientemente de la raza, credo o nacionalidad de los interesados. Si luchamos por la dignidad y el reconocimiento de los derechos de los mexicanos en los E.U. debemos de hacer lo mismo con los extranjeros que cruzan ilegalmente nuestro territorio.

El evangelio de este Domingo (XXII del tiempo ordinario, Lc 14, 1.7-14) nos decía: “Cuando des un banquete, invita a los pobres, a los lisiados, a los cojos y a los ciegos; y así serás dichoso, porque ellos no tienen con qué pagarte; pero ya se te pagará cuando resuciten los justos.” Y aunque este texto no lo dice directamente, también se refiere a los extranjeros, que junto con los huérfanos y las viudas, constituyen el “paradigma” (es decir el modelo mismo) de las personas que más necesitan de nosotros.

Finalmente no hay que olvidar que “todos somos extranjeros”, americanos, europeos, africanos, asiáticos, todos hemos ido poblando la tierra poco a poco ocupando un lugar que no nos pertenece, pertenece a Dios que nos la presta para que la trabajemos y busquemos justicia mientras avanzamos a nuestra tierra prometida, nuestra ultima morada. Ojalá que las palabras de Deuteronomio 19, 33-34 resuenen en nuestros oídos, cada vez que tengamos la tentación de ofender a alguien por su país de origen: “Cuando un extranjero viva junto a ti, en tu tierra, no lo molestes. Al extranjero que viva con ustedes lo mirarán como a uno de ustedes y lo amarás como a ti mismo, pues ustedes también fueron forasteros en Egipto. Yo soy Yahvé tu Dios.”

Por último, me ha dado mucho gusto saber que el único sobreviviente de esa masacre, un joven ecuatoriano que logró sobrevivir, rechazó la “visa humanitaria” que le ofrecía el gobierno de México. No hay que darles migajas de caridad sino replantearnos seriamente la situación de los ilegales en nuestro país, como queremos que otros lo hagan con nosotros en el extranjero.

 

México, D.F., 29 de Agosto de 2010

Anuncios

3 thoughts on “Justicia para mexicanos en los E.U. y para centroamericanos en México

  1. De vez en cuando, escuchamos hablar, aqui, de lo que pasa en America Latina o con los migrantes que tratan traversar Mexico o pasar en Estados Unidos. Pero los medias hablan tan poco de esa realidad que casi nadie la conoce. Y cuando veo que en mi propio pais ou en Belgica unos hacen todo lo posible para explusar a ciertos migrantes, o, recientemente a los Roms, me digo que no hay tanta diferencia de un pais al otro. Se sabe que los que vienen a Europa occidental desde Europa del Este, desde Africa, desde Asia, tambien lo hacen con muchos riesgos y que no le importa a nadie que unos los matan, maltratan, roban… Que pena !
    De mas, estoy totalmente de acuerdo contigo cuando dices que somos todos extranjeros. Eso, lo vivo cada dia en Belgica. Y es el pais vecino… Pero vivo en Amberes, Flandria, donde ciertos odian a los francohablantes… Asi que por ciertos extremistos soy todo como una “gente de color” o de otra confesion que la suya… Pero, a lo menos soy blanca… e ya vi como algunos tratan a “gente de color” aqui durante las ultimas eleciones… Une senora negra iba para votar y unos se rieron de ella, imitando a monos… Y esa senora era en Belgica legalemente y trabajaba… Da una idea de la manera como tratarian a los ilegales… Ya que es un punto delicato entre los deputados Flamengos y los de Wallonia. Los primeros los quieren afuera (tambien vale para francohablantes). Lors otros prefieren ayudarles mientras piensan que no pueden hacerlo para todos.

    1. Cuando estuve en Francia escuché discursos racistas de Jean Marie Le Pen, dirigente del Frente Nacional (FN). Sin embargo el desprecio por el otro hombre/mujer que es de una raza, cultura, economia… diferente de la nuestra, es una constante en todas las culturas. En ocasiones pensamos que un puñado de tierra nos pertencece y tratamos de defenderlo aún a costa de la vida del otro. La idea de “fraternidad universal” es un ideal en el que aún nos hace falta mucho camino por hacer. Saludos.

  2. Jean-Marie Le Pen era una cosa, racista, antisemista, anti-todo exceptado el-mismo, pero tenia solamente 15% de los votos (que, si, es ya mucho, para el “pais de los derechos humanos”…). Pero, ahora, se pasa algo peor en Francia y lo hace el persidente actual. No se conoce como racista, pero sus actos estan como tal. Trata imponer una emigracion selectiva (es decir los “cerebros” y no los pobres sin diploma, sin experiencia…) porque piensa que seria una manera de limitar los problemas de los suburbios (ya sabes, “les cités”). Aun, por mi parte, pienso que seria mucho mejor renovar a todo el sistema de nuetra sociedad, lo que quiere decir introducir modificaciones sustanciales en todos los frentes (educacion, justicia, empleo, etc). Es una obra gigantesca pero creo que si no empezamos a modificar las cosas, ya estamos perdidos. Como existe el “otro” tenemos que vivir con él, construir con él, porque hace parte de nuestro mundo, de nuestras sociedades y, también, de nosotros .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s