Enseñanza de Santo Tomás en la formación sacerdotal ¿Avance o retroceso?

39. Enseñanza de Santo Tomás en la formación sacerdotal

¿Avance o retroceso?

La semana pasada tuve una reunión con otros sacerdotes para analizar el “Decreto de reforma para los estudios eclesiásticos de filosofía” dado en Roma por la Congregación para la educación católica el 28 de Enero de 2011.

La congregación que se ocupa de la educación católica subraya el relativismo en torno a la verdad que vivimos en nuestros días. Y remarca por lo tanto la importancia, para la Iglesia, de enseñar la dimensión metafísica y trascendente del ser humano, para corregir así algunos comportamientos erróneos difundidos en nuestra sociedad. El Documento da gran importancia a los estudios de la filosofía en seminarios, institutos y universidades católicas, para lograr así una correcta y sólida formación de los futuros sacerdotes y laicos en general.

Como base importante para la formación filosófica, el Documento propone el estudio del pensamiento de Santo Tomás de Aquino (1225-1274). Todo esto me parece muy bien. En donde considero que hay que tener cuidado –y lo remarqué públicamente en ese encuentro– es en la manera de enseñar el pensamiento del aquinate. Si se trata únicamente de “adoctrinar” a los seminaristas y laicos, para que repitan como loros las tesis de la Suma Teológica, me parece que participamos a un retroceso en la Iglesia. Sin embargo, si se trata de utilizar el pensamiento del Doctor angélico, como herramienta de trabajo para poder “dialogar críticamente” con el pensamiento contemporáneo, podríamos hablar de un cierto avance el la Iglesia. Me temo que desgraciadamente la tendencia general vaya en el primer sentido (de retroceso) que favorezca un encierro en nosotros mismos y que impida el dialogo con corrientes actuales de pensamiento que tienen por lo tanto grandes semillas de Verdad (filosofía judía: Cohen, Rosenzweig, Levinas; protestante: Ricoeur; latinoamericana; Ellacuría, Cerutti, por no citar sino sólo algunos ejemplos).

¿Un pensador medieval todavía tiene algo que decirnos para los cristianos del siglo XXI? Claro que sí, pero hay que saber leerlo sin buscar absolutizarlo. Un elemento muy grande –y que a veces olvidamos de Sto. Tomás–, fue su apertura a otras corrientes filosóficas. No hay que olvidar que su pensamiento filosófico y teológico se nutre de las investigaciones de un “pagano”, como lo fue Aristóteles (siglo IV a de C), a quien conoció gracias a los comentarios de pensadores “musulmanes”, como Avicena (980-1037) y Averroes (1126-1198).

Un filósofo contemporáneo, mexicano y fraile dominico como Santo Tomás de Aquino, que está realizando un trabajo de actualización de algunos elementos del pensamiento del Doctor angélico es Mauricio Beuchot (Torreón 1950), profesor de filosofía en la UNAM, con su propuesta de una hermenéutica analógica. Mauricio tiene estudios que abarcan la semiótica, los Derechos humanos y el pensamiento novohispano, inspirado de Santo Tomás de Aquino y de algunas corrientes contemporáneas del pensamiento.

Me parece que en la Iglesia, ante el temor de corrientes nuevas, podemos tener la tentación de refugiarnos en nosotros mismos, pero también tener la osadía –como lo hizo el aquinate en su tiempo– de utilizar como herramientas de trabajo propuestas contemporáneas de pensamiento en dónde también se encuentra el soplo de Dios.

Vista Hermosa, Tlalnepantla, Estado de México a 26 de Septiembre de 2011

Anuncios

6 thoughts on “Enseñanza de Santo Tomás en la formación sacerdotal ¿Avance o retroceso?

  1. Definitivamente la filosofía tiene que ser abierta, porque la verdad difícilmente podrá enmarcarse en un pensador. La verdad es un patrimonio humano al cual todos buscamos encontrar, o contribuir o al menos dejarnos influir por ella. Con todo y la gran lumbrera intelectual que significa el Aquinate, no es ni la única fuente ni toda la verdad, y como amantes de la Sabiduría no debemos caer en dogmatismos.

    1. Estoy de acuerdo con esta reflexión. Creo que en la Iglesia necesitamos la osadía de saber escuchar la Verdad que nos viene de Dios a través de otras voces, no necesariamente católicas. Pero en las que también el soplo de Dios está presente.

  2. Estimado amigo, recuerda que la filosofía tomista es de difícil acceso y que por lo tanto, exige un estudio muy riguroso, del tipo más escolástico posible, lo cual, puede implicar perfectamente muchos años de repetir su enseñanza al pie de la letra. Y es por eso que me parece, la invitación es a estudiarlo más y de una forma realmente rigurosa, de este modo, me reuslta más viable, seguir los pasos del profesor Beuchot, de lo contrario corremos el riesgo de dejarnos vislumbrar de la novedad por la novedad, o de creer que, el aquinate es fácil de entender o lo que es lo mismo, desconocer lo milagroso de su inteligencia y su obra. Pienso que lo mejor del diálogo, es no vender la verdad por la aceptación, pues deja de ser verdad… Saludos!!

    1. Estoy de acuerdo en el sentido de que hay que estudiar el pensamiento de Sto. Tomás de manera rigurosa y durante muchos años. Sin embargo me parece que ya con más de 700 años de estar estudiandolo en la Iglesia es un tiempo considerable. ¿Qué no hay también otros pensadores portadores de verdad en el ámbito católico, protestante, judío e incluso ateo que nos pueden ayudar a entender las escrituras? Me parece que sí. Creo que debemos buscar nuevas alternativas que vayan más acordes a la realidad de nuestro tiempo.

  3. Creo que no nos debemos de encerrar en la metafísica y ontoteologia clásica y asumir que lo dicho es absoluta y finitamente las bases de nuestra teología y filosofía… Es decir, no se le debe de perder el valor a lo ya hecho por Aquinas, ni se debe de anular, pero también ser críticos de ello para enriquecer nuestra cosmovisión actual y así fundamentar mejor nuestra filosofía (como Cristianos-Católicos en este caso) para hacerla actual y competidora en este mundo de pensamiento cambiante y dinámico, ante cualquier corriente actual de tendencias escépticas post-modernas o neopositivistas cientificas que estan muy en boga patrocinadas por algunos científicos.

    Nuestro pensamiento evoluciona y con ello el entendimiento de Dios como Ser mas allá de su definición dada.. No podemos despreciar grandes autores actuales y como Jean Luc Marion y Caputo, o autores como Derrida y Levinas entre muchos otros de gran relevancia.

    1. Estoy totalmente de acuerdo en este aspecto. Necesitamos de osadía para estudiar nuevas propuestas que vengan incluso de autores no cristianos, como en su tiempo lo hizo Sto. Tomás al estudiar a Aristoteles a partir de pensadores musulmanes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s