Un rey que caza elefantes y una película sobre la Cristiada

17. Un rey que caza elefantes

y una película sobre la Cristiada

¿Qué tiene que ver un rey que caza elefantes en África con una película sobre la guerra cristera en México? Que los dos temas hablan de reyes. Del rey Juan Carlos II de España y de Jesucristo Rey de reyes, símbolo de la resistencia cristera durante la persecución a la Iglesia católica llevada a cabo por el presidente Calles (entre 1926-1929).

En estos últimos días hemos escuchado que el rey Juan Carlos II tuvo un accidente en Botsuana donde cazaba elefantes, lo tuvieron que operar de emergencia en España. Por otra parte este fin de semana se ha estrenado la película “La Cristiada” –filmada en México con actores estadounidenses y– que relata la lucha armada entre una parte de la población católica mexicana para defender su fe en contra del gobierno del presidente Calles.

En tiempos de Jesucristo la forma política vigente era la monarquía. El tema central de la predicación de Cristo fue “El Reino de Dios”. “Busquen primero el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás les será dado por añadidura.” decía el Señor. Sin embargo hay una gran diferencia entre el Reino del cual nos habla Jesús y el reino de los hombres. No se trata de oponer el cielo con la tierra (el Reino espiritual con el terrenal) como algunos lo han querido ver. Sino de mostrar que para que las cosas funcionen bien “aquí abajo” en la tierra, es necesario tomar como modelo el Reino de “allá arriba” en el cielo. En el Padre nuestro que rezamos todos los días manifestamos nuestro deseo de que su Reino venga. “Venga a nosotros TÚ Reino”.

La manera de reinar de Cristo es muy diferente a la manera de gobernar de nuestros jerarcas políticos e incluso de algunos religiosos. Cristo es un Rey que se arrodilla para lavar los pies a sus discípulos para enseñarles el valor de la humildad y del servicio. Es un Rey humilde que entra montado en un burrito para inaugurar una nueva humanidad que consiste en considerar como reyes a los excluidos de la sociedad. El texto de Mateo 25 –El juicio final– es uno de mis textos preferidos: “Entonces el Rey dirá: Vengan benditos de mi padre a tomar posesión del Reino preparado para ustedes, porque cuando tuve hambre ustedes me dieron de comer, tuve sed y ustedes me dieron de beber. Pasé como forastero y ustedes me recibieron en su casa. Anduve enfermo, estuve en la cárcel y ustedes fueron a verme….” Extraña y revolucionaria manera de reinar y de ser reconocido como Rey en el sufrimiento de los excluidos.

En una fiesta de Cristo Rey (fecha en que fui ordenado sacerdote) la gente de la parroquia que asisto los fines de semana (en Nezahualcóyotl, Estado de México) había vestido una imagen de Cristo como rey. Con una corona dorada en la cabeza, un cetro muy hermoso en su mano, y con capa de terciopelo rojo. Yo les decía que vestido así, Cristo parecía más al rey Juan Carlos II de España (que caza elefantes mientras su pueblo pasa por una crisis económica muy fuerte), a Carlos Slim, o a Emilio Azcarraga, reyes de los negocios. Yo les preguntaba que si sería faltarle el respeto a Cristo si se le hubiera vestido como Rey pero con pantalones rotos, con ropa de prisionero o de hospitalizado. Algunos decían que sí hubiera sido algo irrespetuoso (y casi una blasfemia); otros en cambio decían que no, ya que era así como Él dice que se manifiesta todos los días en nuestra vida.

Las monarquías que todavía quedan en el mundo son un retraso humano que aún ciertos países conservan. Una forma de “racismo de lujo”. El pensar que una raza es superior a otra con argumentos estúpidos. Todavía hay quienes piensan que el color de la piel es más valioso si es blanco, que negra o morena; de la misma manera hay quienes creen que hay sangre roja (la del pueblo, proletariado, etc., etc.) y otra azul (la de los reyes y demás prepotentes de este mundo). Me parece en este sentido que no es correcto llamar a los obispos “príncipes” de la Iglesia. Es más correcto, hermoso y evangélico, llamarlos “pastores” de la Iglesia, porque eso es lo que son (o lo que deberían ser).

A fines de los años veintes en México, un grupo de campesinos –muchos de ellos sin estudios– supieron reconocer en Cristo al único Rey de reyes, y por ese Rey dieron la vida, al grito de ¡Viva Cristo Rey! Que esa semilla de su martirio nos impulse a buscar una Iglesia más profética y humilde. Elementos necesarios para ser creíbles en la sociedad.

Tlalpan, D.F., 23 de Abril de 2012

Anuncios

3 thoughts on “Un rey que caza elefantes y una película sobre la Cristiada

  1. Como siempre me encanta su visión diria yo “un tanto más socialista inspirda en la caridad cristiana” acerca del tema que trata y la forma crítica ilustrada que hace en el manejo de las temáticas.
    ¿Será que entiendo bien sus palabras o me equivoco padre?

    Rafa, humanidades.

    1. Hola Rafa, pues más que “socialismo cristiano” (anque tal vez haya buena parte de esto) diría yo que se trata simplemente de cristianismo. Me parece que en la Biblía y en particular en los Evangelios, tenemos TODO para tratar de entender la política, la religión, la sexualidad, etc., el mundo y más aún a nosotros mismos. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s