25. Los caminos del Señor son inescrutables

25. Los caminos del Señor son inescrutables

Dice el profeta Isaías que muchas veces nuestros proyectos y designios no siempre coinciden con los del Señor. “Pues sus proyectos no son los míos, y mis caminos no son los mismos de ustedes, dice el Señor.” Isaías 55, 8. En esta ocasión hablaré sobre mi futuro sacerdotal y académico.

Hace cerca de 30 años ingresé al seminario con la idea de ser misionero (Comboniano) e irme a África. En mi vocación siempre ha estado el deseo de ayudar a los más necesitados, material y espiritualmente. Algunos años después –y ya siendo seminarista teólogo en Francia–, supe que también se podía ser misionero y profesor. Hasta la fecha sigo pensando que una de las mejores maneras de ayudar a nuestros semejantes (personal y comunitariamente) es dándoles educación. Entonces comencé mis estudios de Licenciatura en Filosofía con la idea de irme como profesor de filosofía al Chad. Sin embargo ya siendo diácono tuve un desacuerdo con un formador y se me envío al Valle de Chalco, en México, para prolongar mi servicio diaconal.

Ya estando el en Valle de Chalco, una de las zonas más pobres de la periferia de la ciudad de México, me quise quedar allí como sacerdote diocesano. Fui el primer sacerdote ordenado en el Valle de Chalco el 24 de Nov. de 1991, y el primer párroco de la ahora Catedral San Juan Diego, cuando sólo era un cuartito de lamina con una cruz. Entre otras cosas trabajé con chavos banda y organicé una muy modesta biblioteca en el lugar mismo que visitó el entonces presidente Salinas y posteriormente el Papa Juan Pablo II. Algunos años después, y trabajando en mi segunda parroquia (una zona de paracaidistas en el Municipio de Nezahualcóyotl, Col. Antenas y Canal de Sales), mi entonces obispo quiso enviar sacerdotes a Roma para prepararlos como profesores para el seminario. Yo con sinceridad no quería ir a Roma (pues no le tengo mucha confianza a la formación tan cuadrada que se da allá). Yo quería ir a Paris (al Instituto Católico) donde ya había estudiado la Licenciatura en Filosofía. El me dijo que si yo conseguía ayuda económica para estudiar allá, él me daba el permiso. Providencialmente (y gracias a los contactos de mis amigos sacerdotes del Prado) obtuve una beca completa por parte del gobierno francés. Me fui al principio por 2 años, pero al final me quedé más de 7. Obtuve 2 Doctorados en Filosofía con la misma tesis sobre Levinas: uno en el Instituto Católico y otro en Paris IV, la Sorbona.

Regresé a México y poco tiempo después empecé a trabajar como profesor de asignatura y luego de tiempo completo en la Universidad Pontificia de México. Yo estaba contento en ese lugar ya que es un lugar privilegiado para la influir en la formación sacerdotal (considero que vivimos en una Iglesia demasiado jerárquica y prepotente en la que es necesario ir cambiando varias cosas). Sin embargo hace cerca de un año el ex–rector de la UPM me despidió de manera inhumana e injusta. Sus “argumentos” principales fueron mi incapacidad académica y por escribir artículos sin calidad. En el fondo fue una cuestión de envidia y de inmadurez (3 meses después nos encontramos en una universidad y me pidió perdón).

Tenía menos de seis meses que me habían despedido cuando fui a la UNAM a escuchar una conferencia sobre Levinas y a saludar a mi amigo el Dr. Horacio Cerutti [narro esto con detalle porque la manera en que sucedió fue providencial]. Después de la conferencia fui a la oficina del Dr. Cerutti y estando por tocar a su puerta recibí una llamada telefónica de su secretaria, ni siquiera tuve tiempo de tocar (¿se acuerda Ud. de esto Sandra?). Era para comunicarme que el Dr. Cerutti saldría de año sabático y había pensado en mí para que lo remplazara en su curso de Maestría en Estudios Latinoamericanos. Fue así como lo remplace en el semestre anterior y a partir del próximo semestre voy a continuar, pero ya como profesor titular de una materia (“La influencia del pensamiento bíblico en la configuración de la Filosofía y Teología de la liberación”).

El último acontecimiento importante en mi vida sacerdotal y académica sucedió hace apenas un par de semanas. El Director del Departamento en Humanidades de la Universidad Anáhuac Norte (donde doy en posgrado dos materias trimestrales), me habló para proponerme ocuparme de un nuevo proyecto que se va a realizar en la Universidad en coordinación con la FIUC (Federación Internacional de Universidades Católicas). En general se trata se sensibilizar a ciertas universidades (de ricos) para solidarizarse con los pobres. El tema para los próximos tres años es: “¿Cómo los pobres visualizan y enfrentan su pobreza?”. De la Anáhuac piensan incluso abrir una Cátedra de Investigación, tal vez con el nombre de “Justicia social y solidaridad”, y me han pedido que yo me haga cargo del proyecto.

¿Qué decir al respecto? En general estoy motivado. Yo prefiero trabajar con los pobres, me siento más en mi ambiente, sin embargo nunca he rechazado ninguna invitación para dar clases en algún lugar.  Hace dos años cuando me invitaron a dar clases en la Anáhuac (Filosofía de la religión y Personalismo II) comencé con cierto temor y prejuicios. Todos sabemos lo que se dice de los Legionarios de Cristo y de su fundador. Sin embargo –para sorpresa agradable de mi parte– encontré en varios estudiantes (católicos y judíos) una gran apertura de espíritu.

Ahora se me ha invitado a trabajar de tiempo completo en esta Universidad. Sensibilizar a los ricos para pensar en los pobres. Esto no es algo nuevo, ya Jesús lo trató de hacer en su tiempo. He hablado con mi obispo y él no sólo me ha dado permiso sino que me ha motivado para ese trabajo. No sé por qué pero últimamente me viene a la mente el caso del rico Zaqueo hablando con Jesús. La gente se molesta con Jesús por haber entrado a la casa de ese pecador, pero él tenía sus razones para hacerlo: “Ya que también él es hijo de Abraham. Y el hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido.” (Lc. 19,10)

Realmente los caminos del señor son impenetrables. Uno comienza en el seminario (y en general en la vida) sin saber cómo se irán dando las cosas y cómo se terminarán. ¡Ojalá que no vaya yo a terminar de banquero! porque eso sí sería traicionar el seguimiento de Cristo. Me encomiendo a sus oraciones para buscar ser fiel al Maestro, que es lo principal.

Vista Hermosa, Tlalnepantla, Estado de México, 23 de Junio de 2013

Otras noticias:

 

  • El próximo domingo 30 de este mes salgo primero Dios para Italia (con breve estancia en Paris para saludar amigos y comprar libros). Voy a participar en Asís en el Congreso Internacional de l´AIEMPR (Asociación Internacional de Estudios Médicos y Psicológicos de la Religión). Yo soy el Delegado Nacional en México. Daré una conferencia con el título: De la permanencia en la identidad a la aceptación de la diferencia. Dos modelos de evangelización en el México del siglo XVI: El dialogo de los 12 y la Controversia de Valladolid”. Ya con decir el titulo se me va a ir media hora de conferencia.
  • Antes de salir, participaré el próximo viernes 28, en un Congreso de la SCJN, con un pequeño tema sobre la Ley de amparo.

Gracias por sus oraciones, espero que lo que pueda hacer, escribir o enseñar, sea para mayor gloria de Dios. Yo tan sólo soy achichincle del Maestro.

 

Anuncios

13 thoughts on “25. Los caminos del Señor son inescrutables

  1. Xavier:

    la mejor de las suertes.
    uno nunca sabe por que caminos te va a llevar la vida.

    La vida de cada hombre es un camino hacia sí mismo, el intento de un camino, el esbozo de un sendero. Ningún hombre ha llegado a ser él mismo por completo.

    Demian
    Hermman Hesse

    1. Gracias por compartir esta hermosa reflexión de Herman Hesse. Efectivamente nuestra vida consiste en un constante caminar hacía nosotros mismos. Nosotros mismos somos un misterio. Y en el decifrar nuestro popio misterio se nos va toda la vida.

  2. aunque nos dolio el despido de la pontificia, y mas aun que el nuevo rector no corrigiera la injusticia, ahora vemos que la vida siguio, y con muy amplios y retarntes caminios. Feliz viaje, y que regrese con bien.

  3. Amigo,

    Que Dios te bendiga, y te lleve con bien en esta nueva travesia que estas por iniciar.
    Siempre te acompa&aran nuestras oraciones.

  4. padre,una redundancia muy adecuada que le vaya muuuuy padre, suerte
    aqui lo esperamos,para nuestra rociada de los domingos(BASTANTITA)

  5. Veo que no hay comentarios desde hace mucho tiempo, de todas maneras le agradezco esta forma de comunicación y el tema (o los temas) me resultarían muy interesantes. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s