49. En la comunión de los santos (Reflexión sobre El Credo)

Posted on Actualizado enn

49. En la comunión de los santos

Qué significa decir en el Credo: “creo en la comunión de los santos”, pero ante todo:  ¿quién es un santo o una santa en la Iglesia?

 La Iglesia católica en el transcurso de su historia ha canonizado a varias personas santas. Es decir las ha reconocido oficialmente: San Agustín, San Francisco de Asís, o Santa Teresa de Calcuta, entre otros. Sin embargo hay un número muy grande de personas que han vivido santamente, y que por diferentes razones no han sido reconocidas oficialmente por la Iglesia católica. Niños, jóvenes, ancianos, tal vez poco conocidos por la gran mayoría, pero que han vivido en fidelidad al evangelio. Muchos de ellos muertos mártires por defender su fe (como el padre Agustín Pro y Monseñor Romero, por citar algunos nombres celebres). Cuando decimos que creemos en la comunión de los santos me parece que queremos decir dos cosas, ligadas a la caridad como común-unión de bienes. Una desde el punto de vista místico y otra social.

Solidaridad (o caridad) mística. San Pablo nos dice que la Iglesia es el cuerpo místico de Cristo y que cuando un miembro sufre todos los demás miembros sufren con él; y que si un miembro recibe honores, todos los demás se alegran con él. (1 Corintios 12, 12-29). Hermoso ejemplo que nos habla metafóricamente sobre lo que significa ser cristiano. Es sentirse responsable de los demás (sean creyentes o no creyentes). La santidad de las personas que me han precedido –y de las que aún viven– me nutre y me alimenta como sangre que recorre todo el cuerpo que es la Iglesia. El Bien se comunica y se transmite. La bondad viaja, ningún gesto de bondad es aislado, lo que hacemos a alguien (aunque nadie nos vea) repercute en la humanidad, porque estamos ligados en nuestro destino.

Solidaridad social. Aún antes de que Karl Marx escribiera, a mediados del siglo XIX, que debemos buscar una sociedad justa y fraterna (pero para él mediante la lucha de clases), los primeros cristianos ya lo habían llevado a la práctica (pero por medio de la caridad cristiana). Los Hechos de la Apóstoles nos dicen que los primeros cristianos tenían un sólo corazón y una sola alma, y que nadie pasaba necesidad porque todo lo ponían en común, y aquí hace referencia a bienes materiales concretos (Hechos 2, 42-47).

Creer en la comunión de los santos es creer que formamos parte de una gran familia que es la humanidad. Es creer que el Bien que han hecho otros se comunica y llega a mí, para inspirarme, para darme fuerza para imitarlos. Es creer que ser cristiano es compartir mi vida y mis bienes con los más necesitados. Es creer que no nací para mi mismo (egoísmo) sino para los demás (santidad).

Oración: “Señor ayúdame a salir de mi egoísmo, de mi caparazón, de mi guarida. Señor aumenta en mí el deseo de ser santo. Es decir de buscar compartir mi vida y mis bienes con mis hermanos, sobre todo los más necesitados.” Amén.

Vista Hermosa, Tlalnepantla, Estado de México, 1º de Diciembre de 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s