2. Católicos divorciados y vueltos a casar. Una reflexión a partir de mi experiencia pastoral.

Posted on Actualizado enn

2. Católicos divorciados y vueltos a casar.

Una reflexión a partir de mi experiencia pastoral.

                                                                                                                                                                              A Guy De Lachaux

Nota: “Comparto desde ahora un breve artículo que me han pedido para la Revista Vida Pastoral, de Ediciones Paulinas, dedicado al tema de los católicos divorciados y vueltos a casar, que saldrá publicado en poco tiempo, junto con artículos de especialistas en el tema”.

 Tiene aproximadamente tres años que publiqué en mi blog un artículo donde manifestaba yo mi inconformidad ante la anulación del matrimonio de una actriz mexicana para que se pudiera casar con un gran político de nuestro país. Por lo que yo supe de ese caso, no se cumplían las condiciones canónicas para que se anulara el matrimonio de ésta señora. Sin embargo en muy poco tiempo se anuló y se volvió a casar por la Iglesia, con la presencia de algunos prelados. ¿Hubo algunos elementos del caso que yo desconozco? Tal vez. Sin embargo me llamó la atención esa especie de “doble moral” que en ocasiones mostramos en la Iglesia católica. Facilidades para algunos (los poderosos) y severidad para otros.

 Desde esa fecha no he dejado de recibir en mi blog, o en mi correo personal e-mail, una gran cantidad de mensajes pidiendo mi ayuda y opinión ante matrimonios católicos que por diferentes razones fracasaron, tiempo después conocieron a otra persona con quienes ahora viven, se llevan bien, y desean regularizar su situación: poder casarse religiosamente, confesarse y comulgar.

Esta escucha del sufrimiento del otro –del divorciado– no es nueva en mí. Durante mis años de estudio en Paris, Francia, tuve la posibilidad de trabajar con uno de los sacerdotes más a la vanguardia en la escucha y acompañamiento de los así llamados: “cristianos vueltos a casar”, el P. Guy De Lachaux (pastoralista y autor de varios libros sobre el tema). Además de haber tomado clases de teología en el Instituto Católico de Paris, con uno de los más grandes especialistas en el tema: Michel Legrain. Reflexión teológica y moral que ha sido reforzada por la escucha de una gran cantidad de personas que con sufrimiento, en ocasiones lagrimas y hasta resentimiento, me dicen que se sienten excluidas por la Iglesia.

 Si en otras partes del mundo, en particular en Europa, se están haciendo avances en lo referente a la reflexión teórica y acompañamiento práctico de los cristianos divorciados y vueltos a casar (civilmente); en México me parece que estamos todavía muy atrasados en este aspecto. ¿Por qué? Me parece que hay varias razones entre las cuales encuentro las siguientes:

  1. En Europa el número de cristianos es cada vez menor y en ciertos países los católicos parecen ser “especie en vías de extinción”. De tal manera que cuando una pareja de novios llega a pedir el sacramento del matrimonio (o cualquier otro servicio) se les atiende como reyes. La preparación matrimonial se lleva a cabo en varias etapas y la celebración misma se prepara hasta en sus más mínimos detalles. Comparando con lo que pasa en México pareciera ser que vivimos en dos realidades pastorales distintas: la de la calidad y la de la cantidad. Mientras que allá se busca la calidad pareciera ser que nosotros nos seguimos conformando con la cantidad. Iglesias llenas pero con poca formación religiosa.
  2. Es lamentable constatar que en varias parroquias de nuestro país la presentación matrimonial no la realiza el sacerdote sino el sacristán o la secretaria. Siendo que la presentación matrimonial es un momento importantísimo que debe ser tomado con seriedad por los que nos dedicamos a administrar los sacramentos. ¿Cuánto matrimonios que después fracasaron se hubieran evitado si el sacerdote hubiera dialogado con los novios para tratar de averiguar las razones profundas de querer casarse? Lamentablemente en varios colegas sacerdotes pareciera ser que hay más preocupación por lo económico (gastos de la boda) que por el acompañamiento humano y espiritual.
  3. Todavía seguimos siendo una Iglesia más preocupada por la verdad institucional que por la caridad ante el ser humano concreto que sufre. Jesucristo decía que la Ley fue hecha para el hombre y no el hombre para la Ley. Me parece que nos hace falta más misericordia y menos dogmatismo.

Por mi experiencia pastoral he podido comprobar que la mayoría de las personas que fracasaron en su primer matrimonio religioso y que desean regularizar su situación ante la Iglesia (que es su madre), son en gran parte personas comprometidas con su fe y su religión. Personas sinceras que por alguna razón particular fracasaron en su primer intento de llevar un matrimonio cristiano, pero que con otra persona –que después encontraron– están llevando un matrimonio amoroso y ejemplar. ¿Por qué excluirlas de los sacramentos tan importantes que manifiestan la misericordia divina como lo son la confesión y la comunión? Hay sacerdotes que no sólo no desean escuchar a las personas que han fracasado en su primer matrimonio sino que prácticamente las corren de sus iglesias. Otros en cambio les recomiendan vivir como “hermanos” para poder así acercarse a los sacramentos. Posturas clericales obsesionadas con el tema de la  sexualidad como base del matrimonio. ¿Es correcto, en nombre de Cristo, obligar a alguien a vivir un celibato forzado, para poder seguir viviendo con la persona que ama?

 En cierta ocasión una jovencita me escribía en mi blog para manifestar su inconformidad por lo que ella consideraba mi postura por defender el divorcio. No fue necesario que yo le escribiera (aunque sí lo hice), porque de inmediato varias personas le escribieron para decirle que no se trataba de defender el divorcio, sino de ayudar a levantar misericordiosamente a las personas que por alguna razón habían caído. Considero que el matrimonio es una de las bendiciones más grandes que Dios ha dado al ser humano. La unión y fidelidad entre los esposos debe ser reflejo del amor divino. Sin embargo ¿qué sucede cuando una de las dos personas es engañada por el otro/la otra y con esto frustra su plan de vida cristiano?

Me parece que se deben facilitar los trámites y tiempos para obtener la anulación matrimonial, sobre todo en aquellos casos que es prácticamente evidente que se incumplió con los requisitos básicos del matrimonio. Y a los divorciados que están llevando una vida cristiana basada en el amor y el respeto con la persona que ahora viven, con previo diálogo y seguimiento de un sacerdote o director espiritual, no negarles el acceso a la confesión y a la comunión del cuerpo de Cristo.

Hay tiempos nuevos y favorables en la Iglesia católica con la llegada del Papa Francisco. Una Iglesia que desea ser más humilde y misericordiosa, que sancione menos y que escuche más a sus fieles. En nuestro trabajo pastoral tengamos presente el dialogo de Jesús con la mujer pecadora sorprendida en adulterio. ““¿Mujer dónde están los que te condenaban?” Ella contesto: “Se han ido Señor”. Jesús le dijo: “Yo tampoco te condeno, levántate y no vuelvas a pecar”.” (Juan 8, 10-11).

Loma Bonita, Nezahualcóyotl, Estado de México, 12 de Enero de 2014

15 comentarios sobre “2. Católicos divorciados y vueltos a casar. Una reflexión a partir de mi experiencia pastoral.

    Humberto Gomez escribió:
    12 enero, 2014 en 22:04

    Estoy completamente de acuerdo en tu posición. Me identifico con los problemas que mencionas y los retos pastorales que enfrentamos.

      franciscoxaviersanchez respondido:
      12 enero, 2014 en 22:15

      Así es P. Beto, creo que el caso de los católicos divorciados y vueltos a casar nos presenta un desafío importante para la Iglesia. En ocasiones sólo ofrecemos el servicio del matrimonio, pero no acompañamos a las parejas que han fracasado y que desean rehacer su vida. Saludos

    Héctor Mario escribió:
    13 enero, 2014 en 08:28

    Yo obtuve la nulidad de mi matrimonio, después de año y medio de procesos. Mi experiencia es que el Tribunal es imparcial y el tiempo de gestión, razonable en proporción a los casos y al personal del mismo. Sin embargo hay muchos matrimonios que pueden verse afectados de una nulidad, y que no a intentan, originando o bien una convivencia forzosa y a veces tóxica, o bien una separación que deja a las personas alejadas de la Iglesia. He conocido de una gran comprensión de la Iglesia hacia muchas personas en estas circunstancias. Opino, no obstante, que las reglas generales hacia divorciados vueltos a casar es correcta, busca evitar sufrimientos, escándals y confusiones, y que la pastoral puede aplicarlas de acuerdo a la casuística específica. Hace falta mucha formación a ls fieles respecto a a esencia del matrimonio e idoneidad para contraerlo. Este es un gran tema, pongámonos en años de Dios. Dios es bueno.

      franciscoxaviersanchez respondido:
      13 enero, 2014 en 14:16

      Estimado Héctor Mario, Muchas gracias por su testimonio. Realmente en estos casos hay normas generales, que buscan el bien de la pareja, pero después hay que analizar los casos particulares, como ud bien lo indica. Dios es bueno y en la Iglesis debemos buscar imitarlo. Muchas gracias y que el Señor lo bendiga. Saludos

    Nilsa Perez Garcia escribió:
    19 marzo, 2014 en 12:18

    Buenas tardes, quiero compartir de este tema no por nosotros, estamos felizmente casados, tenemos una familia donde Jesus es el centro, somos catolicos practicos…compartimos en un grupo de oracion y refleccion de la dioses de Ponce donde tenemos un matrimonio donde el es divorciado y por consiguiente no pueden confesar ni comulgar…sufren mucho, quisieran recibir a Jesus Sacramentalmente, le he hablado que si pueden recibir a Jesus Espiritualmente, pero el se siente rechazado por la iglesia…le he explicado que la iglesia nunca los rechaza, ellos tienen parte y ellos frecuentan la misa y hacen apostolado…tienen esperanza en que papa Francisco de el permiso en algun momento para que estas parejas sin sacramento puedan confesarse y comulgar….segun mi conocimento eso no podria darse nunca, ya que las leyes las ha puesto Dios, lo dice la palabra, en Mateo 10-1,12, si esto ocurriera no se estaria cumpliendo con las leyes de Dios, esto no es un dogma de fe, esto lo dispone Dios…quisiera saber si de verdad yo estoy correcta…es como tambien los homoxesuales que esperan que el Papa autorice esa union….eso seria escandaloso…es mucho pedir…va en contra de la voluntad de Dios….quisiera me pudieran contestar a mi Imail….nipe_juci@hotmail.com….gracias y buenas tardes…..

      franciscoxaviersanchez respondido:
      6 junio, 2014 en 20:08

      Hola, La Ley es importante, pero lo es aún más el amor que es el que da sentido a la Ley. Saludos y le contesto con más detalle en el e-mail que me ha enviado. Saludos

    Gabriel V. escribió:
    5 junio, 2014 en 20:22

    Quien vive en adulterio no merece la comunión, porque no se puede recibir a Cristo en pecado mortal. ¿Se entiende o no?

      franciscoxaviersanchez respondido:
      6 junio, 2014 en 20:05

      Así es. La Iglesia considera que si una pareja de personas que practican su religión católica desean unirse en matrimonio entonces deben casarse por la Iglesia. Porque si sólo se unen por el civil o en unión libre, están en “pecado” por no casarse por la Iglesia. También cuando una pareja está casada por la Iglesia y se divorcia, la Iglesia considera que si se vuelven a juntar con otra persona, están en “pecado”, por lo tanto no pueden recibir la comunión. Me parece que la Iglesia debe aceptar la fragilidad humana y permitir que divorciados vueltos a casar reciban la comunión si viven en el amor, la fidelidad y el respeto. Saludos

    […] a partir de mi experiencia pastoral”. Misma que publiqué en este blog el 12 de Enero de 2014 (https://franciscoxaviersanchez.wordpress.com/2014/01/12/2-catolicos-divorciados-y-vueltos-a-casar-una&#8230😉. Después de esa publicación recibí algunos mensajes favorables. Pero también hace poco, la […]

    Martin Ballesteros escribió:
    8 julio, 2014 en 10:54

    Me parecen claros sus razonamientos y bastante lógicos. Mi duda es donde puedo solicitar ayuda para regularizar mi situación? De antemano gracias por su amable respuesta. martincancun@gmail.com

    Rodolfo escribió:
    4 mayo, 2015 en 09:42

    Hola, me gustaría recibir un correo donde pueda hacer contacto con ud.

    Emma escribió:
    29 agosto, 2015 en 07:51

    Hola, que interesante es éste tema, y al mismo tiempo resulta doloroso para mi, yo soy soltera, mi experiencia es que he conocido a dos hombres lindisimos con quien me hubiera gustado tener una relación, desafortunadamente eran casados por la iglesia, habían fracasado en su matrimonio. Yo en mi relación con Dios y la iglesia se que no podría casarme con un hombre en esa situación. Duele mucho, lo confieso, y de pronto mi pregunta es porque, Estoy sola? Si valdrá la pena no haberme dado una oportunidad de una relación con un hombre lindo con muchos valores que a muchos les falta. Sería más grande el pecado de estar con el o con un hombre que sólo por ser soltero me conviene,?? Muchas gracias, Dios Nuestro Señor y la Vírgenen Santísima le colme de Bendiciones.

      franciscoxaviersanchez respondido:
      29 agosto, 2015 en 21:39

      Hola Emma, gracias por su pregunta. Pues en realidad es algo difícil decir con precisión que hubiera sido lo mejor para ud. Si ud. no se casó con alguno de ellos fue por algo. Tal vez ud. siempre se hubiera reprochado el haberse casado (o juntado) con hombres lindísimos pero que habían sido casados antes. ¿Por qué está ud. sóla? es algo que ud misma tiene que responder. Creo que no existe el hombre perfecto (ni la mujer), sin embargo hay que buscar la persona con quien ud. sienta que no puede seguir viviendo sin su compañía hasta la vejez. Haga oración y escuche a su corazón más que los prejuicios sociales e incluso religiosos. Un abrazo y mis oraciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s