6. Tacos de suadero, filosofía y vida, en el puesto de Carmen

6. Tacos de suadero, filosofía y vida, en el puesto de Carmen

Hoy llegué relativamente temprano a mi parroquia de Nezahualcóyotl porque tengo mucho trabajo pendiente. Además de sacerdote soy filósofo. Entiendo la palabra “filósofo” no como pretensión o vanidad sino al contrario, con la modestia y humildad con la que se nombraban los primeros pensadores griegos: amigos de la sabiduría. Para distinguirse de un grupo de gente orgullosa que se hacía llamar “sofistas”, porque creían que ya poseían la sabiduría; otro grupito de pensadores prefirieron llamarse simplemente “filósofos”, es decir aficionados, amateurs, amigos de la sabiduría.

En mi parroquia tengo una oficinita llena de libros en donde intento trabajar un poco. Preparar mis clases, artículos, conferencias, etc. Sin embargo casi siempre no puedo estar más de 2 horas seguidas sentado, sin que alguien venga a buscarme para alguna emergencia: un juramento para algún borrachito; santos oleos para un enfermito o celebración de exequias para algún difuntito. El día de hoy no fue la excepción. Tuve que interrumpir la lectura de Heidegger para atender a Doroteo que falleció en la mañana y que estaba tendido en su casa. Tengo que confesar que cuando me estoy concentrando en alguna lectura me cuesta trabajo levantarme “de buenas”, para atender las necesidades de los parroquianos, pero siempre lo hago, siempre los atiendo.

Dios es tan grande que permite que no me clave tanto en los libros para no “atontarme” tanto. La verdadera vida se encuentra afuera. Los libros son sólo herramientas para servir mejor a nuestros hermanos de carne y hueso. Sin el servicio a los demás los estudios pueden ser sólo vanidad.

Después de la misa del funeral invité a Hugo (sacristán) y a Raúl (su achichincle) a comer taquitos de suadero al puesto de Carmen. La conocí hace tiempo porque fui a bendecirle su modesto puesto de tacos que tiene en la calle. Desde entonces cuando puedo –y no tengo algún otro lugar a dónde ir– voy a comerme unos tacos de suadero a su puesto. Carmen no sabe nada de Heidegger ni de filosofía. Sin embargo está más impregnada de la sabiduría que nos enseña la vida –cuando queremos aprender de ella– que muchos catedráticos y filósofos de profesión. Poco a poco, y entre taco y taco, he ido aprendiendo a conocerla, amarla y respetarla profundamente. Madre soltera que ha sacado a sus 3 hijos adelante a base de esfuerzo y dedicación. Carmen me enseña con su vida que no hemos nacido para ser “pastores del ser” como pretendía Heidegger, sino para ser responsables de nuestros hermanos.

 Hoy entre las lecciones de vida que me daba Carmen se acerco un “valedor” con su guitarra desafinada y comenzó a cantar una canción que hablaba de una muchacha que se había metido a la prostitución y que había dejado a su enamorado. Me dijo que era del grupo Sam (no lo recuerdo bien). Me preguntó que si me cantaba alguna. Le dije que sí, que “Triste canción” del TRI. Lo invité a cenar pero no quiso, sólo aceptó un refresco. En realidad el pobre estaba algo drogado y creo que ni apetito tenía.

La verdadera vida está afuera. Afuera del cuarto de estudio, afuera de mis comodidades, afuera de mí mismo. No siempre es fácil salir, por lo menos para mí.

Loma Bonita, Nezahualcóyotl, 10 de Febrero de 2014

Anuncios

8 thoughts on “6. Tacos de suadero, filosofía y vida, en el puesto de Carmen

  1. gracias por una vez mas, compartir su lado humano. Esperamos tambien un comentario del informe de la ONU sobre el vaticano, realista, como son siempre sus articulos.

  2. Querido Pancho,
    Desde esta Centroafrica que sangra por todos los lados comparto al 100% tu articulo que rebosa humanidad; la vida verdadera está tan cerca de nosotros aunque a veces nos empeñamos en buscarla tan lejos. Ay si nuestros ojos fueran capaces de captar la vida humana que transcurre más allá de otras sabidurias y filosofías, que aunque importantes pueden atontarnos y abotagarnos. Muy buen articulo amigo, un abrazo

    1. Querido amigo de ideales misioneros Jesús. No sabes cuanta alegría me da recibir noticias tuyas desde Centroafrica. Yo tan sólo soy un “intelectual” de la vida, tú en cambio estás en el terreno mismo, en lo “práctico” de la vida, en una de las zonas más necesitadas y olvidadas de nuestro mundo. Un abrazo y mis oraciones por tu trabajo tan grande y a la vez tan humilde que realizas en África.

  3. Estimado Prof., con respecto al grupo referido por vale de la guitarra, imagino que se trata de SAM-SAM (la canción no tengo idea de cuál pudiera haber sido, quizá la de «Medias de seda»), pero dicho grupo, junto con otros tantos de la escena del llamado Rock Urbano (El Haragán y Cia.; Tex-Tex; La Banda Bostick; Lira N’Roll; Trolebús; entre una gran, gran cantidad de grupos) reflejan en sus letras una de las tantas caras de las realidad de nuestro país, la cara de las periferias de la ciudad de México… la verdad las recomiendo ampliamente, el contenido de sus letras dan mucho sobre qué pensar a cerca de la injusticia social y la forma de enfrentarse a ellas… Saludos!

    1. Así es Abraham, hay veces que los músicos y grafiteros se acercan más a la vida que otros profesionales, para transmitirnos su crudeza y realidad. Un abrazo y gracias por tu testimonio de vida en búsca de los Derechos Humanos. Hasta pronto

  4. Estimado hermano, te felicito por tus comentarios(filosófia de la vida). En los tacos de suadero. En cada acontecimiento de nuestro caminar; entre el tiempo y el espacio debemos salir a buscarnos con nuestros hermanos en la vida real, para entenderlos mas y poderles amar. SALUDOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s