20. Mundial de futbol y enajenación política

Posted on Actualizado enn

20. Mundial de futbol y enajenación política

 Estamos en plena copa del mundo de futbol 2014. El deporte es algo maravilloso y las grandes civilizaciones lo han promovido entre sus ciudadanos. Sin embargo el deporte (al igual que prácticamente todo: política y religión por ejemplo) también se puede pervertir, por diferentes razones, y convertirse en elemento de enajenación. En México el fútbol está ligado a Televisa y por lo tanto al Poder político y económico. Es lamentable ver el contraste entre salir a las calles y festejar un triunfo -a veces ridículo- del TRI (esta palabra no es exclusiva de Alex Lora) por mucha gente; y la pasividad de la gran mayoría de la población a las decisiones antidemocráticas de nuestros gobernantes.

Hace cuatro años hice una reflexión sobre futbol y cristianismo, de la que ahora retomo algunos elementos. Cristo, al igual que El “piojo” Herrera, también fue seleccionador y entrenador de un equipo (sus discípulos). 12 apóstoles entre los que hubo de todo: un capitán (Pedro), defensas (para defender la fe), delanteros (para proclamar su palabra), e incluso alguien que metió un autogol (traicionando al Maestro). Sin embargo existen muchas diferencias entres la selección de Jesús y la de varios equipos de futbol hoy en día (sobre todo el nuestro). Por ejemplo los patrocinadores y el dinero. Ahora los jugadores de futbol están llenos de estímulos económicos desorbitantes y escandalosos frente al hambre mundial; Jesús en cambio les recomienda no llevar nada material que los distraiga: ni bastón, ni morral, ni sandalias. Partir al mundo únicamente con el testimonio de su presencia, y de su palabra, para anunciar la paz a los poblados.

Es hermoso vivir un mes de convivencia mundial en el que se conoce un poco más acerca del otro (cultura, lengua, tradiciones, colores, cantos): africanos, americanos, europeos, etc. Al final algo positivo que queda de todo esto, es la “intuición” de que se puede construir la paz. Sí, la paz es posible entre pueblos con lenguas, religiones y culturas distintas. Sin embargo para que la paz no sea una simple intuición vaga que se vive cada cuatro años en la copa del mundo, en los juegos olímpicos, o durante un concierto de rock por ejemplo; es necesario algo más que la búsqueda nacionalista por demostrar que somos los mejores del mundo; es necesaria la humildad del discípulo. Jesucristo envía a sus discípulos no para anunciar productos, o la superioridad de su poblado, o de su religión, o incluso para anunciarse a ellos mismos. Jesús los envía a anunciar la paz: “digan paz a esta casa”; a convivir con los extranjeros: “coman y beban de lo que les ofrezcan en las casas”; y para sanar: “curen a los enfermos”. Todo lo anterior es “proclamar y construir el Reino de Dios.”

Cualquier intento por buscar la paz nos puede llevar a Dios (deportes, conciertos, etc.), sin embargo estos intentos fracasan cuando nos falta la humildad del discípulo. No hay que idolatrar a ninguna selección, jugador, o cantante, por buenos que sean o hayan sido. El deporte y los seres humanos ganaríamos mucho si hubiera menos dinero de por medio y más deseos de convivencia sincera con el extranjero nuestro hermano. Mientras se sigan construyendo muros que separen a los hombres y barreras económicas que opriman a los pobres; el futbol –y no la religión, como decía Marx en su tiempo– seguirá siendo el opio del pueblo.

 

Vista Hermosa, Tlalnepantla, Estado de México, 15 de Junio de 2014

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s