29. P. Jorge Decelis Burguete. XXV años de sacerdocio

Posted on

29. P. Jorge Decelis Burguete

XXV años de sacerdocio

El sábado 16 de Agosto (2014), mi amigo el P. Jorge Decelis Burguete, Misionero Comboniano del Corazón de Jesús (mccj), cumplió 25 años de sacerdocio. Ahora es el Director de las revistas “Esquila misional” y “Aguiluchos”

Por “azares” del destino es el sacerdote con el que compartí toda mi formación en el seminario y mi primer año de diaconado (9 años en total). Entramos juntos al seminario de los Misioneros Combonianos en Julio de 1981 (yo acababa de terminar la vocacional y él abandonó me parece que su 2º año de ingeniería en el IPN para ingresar al seminario (Su hermana Dulce María ya era religiosa comboniana). Me parece que ingresamos en aquel tiempo como unos 20 – 22 seminaristas de varias partes de la República (desde Yucatán hasta Chihuahua). Con el tiempo varios se fueron saliendo algunos y nos fuimos quedando pocos. En los 2 primeros años ya se habían salido la mayoría.

Ahora, muchos años después, varios de mis compañeros y amigos combonianos están preparando sus “bodas de plata sacerdotales”. A mí todavía me faltan poco más de 2 años (fui ordenado el 24 de Noviembre de 1991). Del grupito de sacerdotes la mayoría son combonianos: Jorge, Rubén, Memo, Juan de Dios, Alfonso, Rodolfo y Fernando. Y otros nos ordenamos, sea con los misioneros de Guadalupe: como Sergio, que trabaja ahora como misionero en las montañas de China, o sea con los diocesanos: como Benjamín (el “Piolín”) y yo, que trabajamos para la diócesis misionera de Nezahualcóyotl (cuyo nombre cristiano es Neza-reth, su nombre pagano es Neza-York, y su nombre afectivo es Mi-Nezota).

Jorge Decelis y yo por azares del destino o más bien voluntad divina, pasamos toda la formación juntos. 2 años de postulantado en el DF, 2 de noviciado en Cuernavaca, 4 de escolasticado en Paris, y todavía uno de pastoral en el Valle de Chalco. ¡Mucho para dos personas tan diferentes! Después de todo ese tiempo juntos, pero no revueltos, y siendo con caracteres distintos, creo que sólo podíamos terminar odiándonos o queriéndonos. Y creo que sucedió lo segundo. Los 2 hicimos los votos temporales y perpetuos juntos, los 2 recibimos el diaconado en Francia juntos, y los dos somos chiapanecos, aunque yo un poco postizo porque sólo nací allá (soy “conejo”), ya que a los tres años de edad (y ya bautizado) mis papás emigraron a la ciudad de México.

Recuerdo el día de su ordenación sacerdotal, hace 25 años en Tuxtla. Después de la misa y ya siendo sacerdote, un mariachi le fue a preguntar qué canciones quería el nuevo sacerdote. Jorge me lo envío a mí para que yo le propusiera algunas. Yo le di una lista con algunas de las siguiente piezas: “Por tu maldito amor”, “De qué manera te olvido”, etc., etc. El mariachi despistado tomó el micrófono y dijo: – “A petición del sacerdote recién ordenado vamos a tocar las siguientes melodías, que son de su preferencia”. Y que comienzan a tocar las de mi lista. El P. Jorge de inmediato me fue a ver para preguntarme algo molesto: “¿por qué había yo pedido esas canciones?”. Y yo le dije que él me había dicho que les diera yo una lista de canciones y eso fue lo que había hecho. Para acabarla de amolar, veinticinco años después, ahora fue el turno de la marimba. Que inmediatamente después de la misa, y sin conocer los gustos más espirituales y sublimes del P. Jorge, se soltaron con “Perfume de Gardenia” de la Sonora Santanera. Pero en esta ocasión te puedo asegurar P. Jorge que yo no tuve nada que ver.

Fuera de los incidentes antes señalados es un sacerdote que admiro por su entrega y generosidad. Recuerdo aquella tarde cuando lo vi llegar a la parroquia del Valle de Chalco como una momia, por el lodo y el polvo que tenía en todo el cuerpo. Era una zona demasiado pobre y llena de polvo y charcos en aquellos años. Eso era un trabajo para sacerdotes todo terreno 4 x 4 que no le tienen miedo a nada. Ya siendo sacerdotes, y yo estudiando mi doctorado en Paris, lo fui a visitar también a su misión en República Centroafricana.

Es fácil criticar a sacerdotes y a la iglesia cuando no se les conoce bien. Hay algunos sacerdotes que han dado mal ejemplo y es verdad, pero hay muchos sacerdotes que trabajan humildemente y que no tienen reflectores. El mal y el morbo hacen más ruido y gustan más a los medios de comunicación; el trabajo humilde en las misiones, escuelas, orfanatorios, dispensarios, etc., etc., realizado por sacerdotes, religiosas y laicos(as) pasa desapercibido por la gran mayoría. Es hasta ahora por ejemplo que nos hemos enterado de la muerte de un misionero español, el P. Miguel Pajares, que falleció victima del ébola por compartir su vida con los africanos, por citar sólo un caso de entrega discreta y humilde.

Hice un viaje relámpago a Tuxtla, para participar a su misa, y verlo sonreír en vez de molestarse cuando escuchó “Perfume de gardenias” al salir de la Iglesia, pero valió la pena. ¡Que Dios te siga bendiciendo P. Jorge!

Vista Hermosa, Tlalnepantla, Estado de México 20 de Agosto de 2014

 

 

 

 

Un comentario sobre “29. P. Jorge Decelis Burguete. XXV años de sacerdocio

    Oscar Mauricio Gutiérrez Romero escribió:
    21 agosto, 2014 en 05:01

    Qué lindo sacerdote. Me emociona su entrega y brota espontanea la alegría y la oración agradecida a Dios.
    Acá se escucha decir:”Hace más ruido un árbol que cae que cae que un bosque que crece”. Sigámosle dando a la siembra en silencio inspirado en Jesucristo. Un abrazo desde Chile, Alto Bio Bio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s