38. La dictadura perfecta. México un país acéfalo y en agonía

Posted on Actualizado enn

38. La dictadura perfecta. México un país acéfalo y en agonía  

En estos últimos días hemos vivido varios acontecimientos importantes. El Sínodo de los Obispos en Roma con el tema de la familia. Dos elementos a remarcar de éste Sínodo: La bienvenida a los homosexuales en la Iglesia y las palabras igualmente misericordiosas a los divorciados vueltos a casar. Y otro acontecimiento importante es toda la agitación (nacional e internacional) que ha causado la desaparición de 43 jóvenes normalistas en Guerrero. Aunado a esto el estreno nacional de la película: “La dictadura perfecta” de Luis Estrada. Es este último tema el que ahora deseo comentar. Me parece que vivimos ahora en México una crisis política y moral como pocas veces hemos tenido –de esa magnitud– en nuestra historia. Nuestros políticos (del PRI-PAN-PRD-Etc.) han llegado a un grado de cinismo escandaloso y grotesco. Basta con leer o escuchar las noticias en La Jornada, Reforma, Proceso, o Carmen Aristegui, por ejemplo, para darnos cuenta que nuestro país está agonizando.

Prácticamente todos los días nos enteramos de noticias relacionadas con la corrupción, engaños y mentiras de nuestros políticos, aunado a secuestros, extorsiones y narcotráfico, del crimen organizado. Que dicho sea de paso, parece ser lo único organizado que tiene nuestro país. A la crisis política corresponde la crisis moral que padecemos ahora los mexicanos. Cada quien hace lo que quiere porque no hay autoridad moral en nuestro país. Prueba de esto es que el así llamado “líder moral” del PRD, el Ing. Cuauhtémoc Cárdenas, fue apedreado recientemente en el Zócalo en su intento de apoyar a los normalistas desaparecidos.

La gente ya no cree en nada ni en nadie, vivimos en un país acéfalo, es decir sin cabeza.   Hace algunos días, platicando después de su conferencia con el Dr. Guillermo Hurtado (del Departamento de Investigaciones Filosóficas de la UNAM), coincidíamos que los cambios en México no pueden venir desde arriba, desde la cúpula del poder, sino desde abajo, desde el pueblo. Necesitamos construir algo nuevo, distinto, diferente. Necesitamos un México con una cabeza nueva y un corazón que palpite. En el mundo náhuatl el llegar a ser “persona” es el poder adquirir un rostro (ixtli) y un corazón (yóllotl).

La reciente película de Luis Estrada, “La dictadura perfecta”, describe muy bien la realidad nacional actual. Un país dominado por TELEVISA y en los últimos años también por TV AZTECA. A mí como mexicano me ha dado vergüenza vivir en el país descrito en esa película. Yo me pregunto: qué pensarán los extranjeros cuando vean esa película. Tal vez se dirán. ¿Que a los mexicanos les corre atole por las venas en vez de sangre? ¿La caja idiotizadora de la televisión mexicana tiene tan atontada a la población que ya no son capaces de indignarse por lo que están viviendo?

Las manifestaciones en varias partes del país en apoyo a los normalistas desaparecidos, y las reivindicaciones de estudiantes del I.P.N., son señales de esperanza. Necesitamos cortar la cabeza (como lo hicieran los franceses a su rey durante su revolución) a nuestra clase política mexicana, para comenzar algo nuevo, algo distinto. ¿Hacía qué dirección política? Con sinceridad no lo sé. Pero si todos contribuimos despertando las conciencias de nuestros paisanos, creo que podremos construir algo nuevo, un país con un rostro y un corazón.

Vista Hermosa, Tlalnepantla, Estado de México, 20 de Octubre de 2014

2 comentarios sobre “38. La dictadura perfecta. México un país acéfalo y en agonía

    Leonor Figueroa escribió:
    21 octubre, 2014 en 11:23

    Querido Pancho tienes razón en todo lo que dices, los seres humanos verdaderamente debemos cambiar desde lo personal. Ayer di una entrevista en radio Ibero, y justamente señalaba eso debemos tener una especie de esperanza activa, la cual consiste en un cambio personal, una deconstrucción de nuestros vicios, las Instituciones no se mueven solas, las mueven las personas, por ello es necesario concientizar la responsabilidad que cada uno tenemos en forma personal.

    De la película que te digo, me pareció muy mala, no solo por el mensaje en si -que podría ser todo en México está podrido y controlado por la televisión, o que todo tiene un trasforndo económico- y aunque vivimos en un esquema neoliberal, individualista, este populismo cinematográfico, no concientiza como en sus otras películas La ley de Herodes y el Infierno, como dice Julián Andrade es su columna de la Razón hoy “de paso anida en franjas de la población poco informada y suceptible, de ser manipulada”, que celebran las tonterías que se han manifestado en medios de comunicación como la “censura”, cuando se han dudo muchísimas entrevistas, y se cuenta con financiamiento del estado…. De plano no entiendo

    selah escribió:
    21 diciembre, 2014 en 14:43

    La película, es una forma de denuncia hacia todo lo que esta ocurriendo en México, no he visto la película, pero estoy interesada en verla y darnos cuenta de que todo lo que salga parecido a la realidad, no es mera coincidencia. Cuando hay 43 muchachos desaparecidos se tiene que hacer “algo” y pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s