14. Los sacerdotes no somos súper héroes, simplemente tratamos de seguir a Cristo

Posted on Actualizado enn

Hace pocas semanas comencé a sentir síntomas de depresión. Tal vez quien lea estas líneas –y tenga poco contacto con sacerdotes– se preguntará: ¿Los sacerdotes también se deprimen? Pues bien, quiero asegurarles que los sacerdotes no somos ni súper héroes ni súper villanos, aunque hay algunos cohermanos que viven en alguno de los dos extremos que he mencionado. Pero la mayoría –como es mi caso– tratamos simplemente de seguir a Cristo a pesar de nuestras limitaciones.

Tiene años que pasé por una ligera depresión cuando realizaba mis estudios de filosofía en el extranjero. Ya casi para terminar mi tesis de Doctorado me encontraba muy cansado y ya con muchos deseos de regresar a México. Me costaba trabajo concentrarme y me sentía culpable por no aprovechar al máximo mi tiempo de estudios. Fue entonces que descubrí –gracias a la ayuda del Doctor que me atendía– que pasaba por una ligera depresión. Para no hacer esta historia larga resumiré diciendo que tuve que tomar ciertos antidepresivos y platicar regularmente con una psicoanalista. Todo esto me recuerda a Woody Allen hablando con su psy de su mamá.

Por ahora no tengo preocupaciones particulares, es el estrés normal de un profesor universitario y de un sacerdote ordinario, tal vez son sentimientos reprimidos, tal vez es el cansancio acumulado, tal vez …, será el sereno pero ligeros síntomas de depresión me han llegado en las últimas semanas.

Dios es tan grande que nos pone en relación con personas que necesitan de nosotros como nosotros necesitamos de ellos. El sábado recibí una llamada telefónica de la secretaria de un sacerdote conocido mío. Me hablaba casi de urgencia para que fuera yo a ver al Padre X, porque estaba pasando por momentos de depresión muy fuerte y ella me pedía que fuera yo a verlo. Él no lo hubiera deseado, últimamente se había encerrado y prácticamente no quería hablar con nadie. Sin embargo no tuvo más remedio que recibirme y logramos platicar un rato. Él y yo somos casi de la misma edad y con vacíos y soledades tal vez muy parecidas. De pronto me puse a darle consejos como si yo fuera todo un especialista en el tema. Le confesé que yo también estaba pasando por ciertos síntomas que yo consideraba depresión, aunque por lo que se veía mi caso no era tan fuerte como el suyo. Quedamos en que trataríamos de vernos y de salir juntos para distraernos un rato y que sobre todo rezaríamos uno por el otro.

El sábado por la noche dormí muy tranquilo. Parecía que al haber hablado yo con él y haberle aconsejado ciertas cosas para que recobrara el ánimo y se estabilizara nuevamente, hubiera yo hablado conmigo mismo. La mejor medicina emocional es el contacto con nuestros semejantes.

El día de hoy domingo que está por terminar fue un día agotador. Misas desde las 6h30 de la mañana y bautizos en mi parroquia. Después irle a bailar como “Chínelo” (casi 3 horas) al Señor de la Misericordia en la Col. Benito Juárez, Nezahualcóyotl, Estado de México, y luego celebrar la misa en la calle ya todo cansado y con los pies adoloridos. Y ya cuando pensaba regresar a casa para bañarme y descansar, vi que tenía un mensaje de urgencia en mi correo electrónico. Una ex-alumna mía, a quien había dado clases en la Universidad, me pedía que fuera yo a ver a su abuelita que estaba agonizando. De inmediato le llamé por teléfono al número que ella me indicaba y poco tiempo después estaba en el hospital. Efectivamente su abuelita está agonizando. Le di los santos oleos e hicimos un momento de oración con toda su familia presente en uno de los salones del hospital. Fue muy grato escuchar a mi ex-alumna decirme: -Cuando mi abuelita se puso muy mal en la primera persona que pensé fue en usted. Tengo muy bonitos recuerdos de usted como mi profesor.

Los sacerdotes no somos súper héroes (a excepción de mis amigos P. Alejandro Solalinde y P. Federico Loos, entre algunos sacerdotes héroes a quienes admiro), sólo somos simples seres humanos que tratamos de seguir a Cristo. A veces con caídas, con raspaduras por el camino, pero con la satisfacción de trabajar para el Maestro.

 Domingo de la Misericordia,

Col. Loma Bonita, Nezahualcóyotl, Estado de México, 12 de Abril de 2015

12 comentarios sobre “14. Los sacerdotes no somos súper héroes, simplemente tratamos de seguir a Cristo

    Armando Morales escribió:
    12 abril, 2015 en 21:18

    Animo Amigo mio, que la fuerza siempre esta en la particular mas simple de este Universo. Te estimo y esta noche como otras tamtas contaras con mis Oraciones y mi estima. Te quiero y estimo Amigo.

      pepe altamirano escribió:
      12 abril, 2015 en 22:51

      Xavier tienes razón,como el contacto humano y platicarlo con alguien cercano,nos puede consolar ,todos necesitamos que nos soben en nuestro interior. al final es como una casa que va teniendo asentamientos la estructura,igual nuestra personalidad siempre pasamos por ciertos ajustes. nuestro niveles de serotonina ,los neurotransmisores que facilitan la conexion entre las neuronas,es la única explicación hasta ahorita vigente,fluctuan,lo que nos va orillando a ese martirio espiritual llamado depresión,ojala pase,sino no dudes en pedir consulta con un neurólogo o psiquiatra ,bien medicado mejora mucho. un abrazo pepe

        franciscoxaviersanchez respondido:
        7 mayo, 2015 en 21:56

        Gracias P. Oscar, ya me siento mejor. He comenzado a correr y eso me relaja mucho. Tendrá en cuenta los consejos sobre la bicicleta. Un abrazo.

        franciscoxaviersanchez respondido:
        7 mayo, 2015 en 21:58

        Gracias Pepe Altamirano por los consejos. La escucha es importante y también si es necesario recurrir a algún medicamento para acompañar el proceso. Un abrazo.

      franciscoxaviersanchez respondido:
      7 mayo, 2015 en 21:54

      Gracias Armando por acompañarme con tu amistad. Un abrazo sincero que surge desde los recuerdos de infancia.

    Saraí escribió:
    12 abril, 2015 en 22:07

    http://www.la-palabra.org/versiculos-animo.html
    Espero que la liga que le envío, le haga más ligera su carga.

    No olvide que los Sacerdotes son la roca fuerte, en quienes Dios se sostiene para edificar su Iglesia. También las rocas tiemblan, pues la carga es mucha, pero una roca no se destruye fácilmente.
    Gracias por ser esa roca firme.

    3″…Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles. 4″Decid a los de corazón opacado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios mismo vendrá, y os salvará.
    Isaías 35.

      franciscoxaviersanchez respondido:
      5 junio, 2015 en 21:35

      Hola Saraí eres muy linda y amable al enviarme esos hermosos textos bíblicos para que no olvide que mi fortaleza es el Señor. Que Dios te bendiga. Un abrazo

    Oscar Mauricio Gutiérrez Romero escribió:
    13 abril, 2015 en 06:59

    Mi amigo Juan Mezalopehandia (juandechile@yahoo.com) que sabe por experiencia de salud natural dice que además habría que salir a ejercitar el cuerpo en la bicicleta. Muy buen articulo que nos aclara mucho nuestra condición sacerdotal a la luz del Dios que se hace carne. P oscar de Chile.

      Luis Jesus escribió:
      24 abril, 2015 en 22:14

      Dr. Francisco: sepa que para nosotros Usted es alguien mas que un héroe, es un representante de Dios en esta tierra, (muy frecuentementemente un valle de lágrimas) para acompañar, consolar, apoyar, guiar a quienes más lo necesitan, a veces más allá de las fuerzas humanas…Alguien que, aunque pocos lo sepan, actúa in persona Christi. Si, es mas que cualquier superhéroe, porque usted es real, cercano: es nuestro Amigo, y lo decimos con sinceridad y orgullo, pues nos lo ha demostrado. Dice Josefina que “el mejor regalo que recibió el día de su Santo Patrón fue su llamada telefónica” que, como otras veces, nos llena de la Alegría que viene de Dios. Gracias, por esto y por todo. Reconocemos su valía como persona y su plusvalía como ministro del Señor Jesus. Sepa que oramos por usted y por el amigo Alejandro Solalinde, y reconocemos su desinteresado interés de buenos Pastores por cuidar el rebaño que se les ha confiado. Gracias, padre, maestro y amigo. Que Dios nuestro Señor lo reconforte hoy y siempre. Hasta pronto.

        franciscoxaviersanchez respondido:
        29 abril, 2015 en 13:29

        Hola Dr. Luis Jesús, gracias por sus palabras de ánimo y sobre todo por sus oraciones. Un saludo a la Dra. Josefina.

    ACATL (@quetzalhecatl) escribió:
    13 abril, 2015 en 13:00

    mis oraciones contigo, estimado P. Francisco… y sabe que también habemos quienes te estimamos y admiramos por tu humildad, cercanía y espiritualidad.

      franciscoxaviersanchez respondido:
      29 abril, 2015 en 13:28

      Gracias Abraham por tus palabras de apoyo. Me parece que lo que ayuda mucho a salir de uno mismo es el involucrarse por los demás, algo que tú haces bastante bien. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s