8. Un taxista y la unción de los enfermos

Posted on Actualizado enn

8. Un taxista y la unción de los enfermos

El día de hoy quiero contar algo que me sucedió en la parroquia de Nezahualcóyotl donde ayudo como sacerdote los fines de semana. En la Iglesia los otros dos sacerdotes y yo estamos acostumbrados que nos vayan a ver de diferentes lugares (no siempre de nuestra jurisdicción) para ir a visitar enfermos. Cada vez somos menos sacerdotes y las necesidades pastorales aumentan.

En esta ocasión por la tarde del día sábado tocaron a la puerta de la Iglesia para que fuera yo a ver a una persona que estaba agonizando en una colonia vecina. Se trataba de una señora que ya la habían desahuciado en el hospital (IMSS) y que la familia se la había llevado a su casa para esperar prácticamente su muerte. Un caso más de enfermedad ligado a la pobreza de la gente y a la incapacidad de nuestras instituciones sanitarias. Lo que me llamó mucho la atención en este caso fue la solicitud del taxista que por “suerte” la familia encontró para pedirle un servicio. Me contaron que ellos estaban desesperados por encontrar a un sacerdote que diera la unción de los enfermos a la señora en agonía. Ya habían ido a dos o tres parroquias y los sacerdotes no estaban o tenían ocupaciones. De pronto alguien les dijo que uno de sus vecinos trabajaba de taxista y que además iba mucho a la Iglesia y que tal vez él los podría ayudar.

Efectivamente el señor tenía un “taxi” (si se le puede llamar así al vehículo casi destartalado que llegó por mí a la parroquia). El señor taxista durante el trayecto fue animando a los familiares para que tuvieran confianza en Dios. Yo entré a ver a la señora en agonía y después de darle el sacramento de la unción, la comunión y de rezar con la familia, me despedí de la familia para regresar a la parroquia. El señor taxista me estaba esperando porque tenía la comisión de regresarme a la parroquia, ya le habían pagado.

En el trayecto a la parroquia fue el taxista quien me fue evangelizando y hablándome del gran amor de Dios por nosotros. Para él no era “coincidencia” que la familia lo hubiera ido a buscar y que él estuviera libre y en su casa en esos momentos. Todo entraba en lo planes de Dios. Por fin cuando nos despedimos él me agradeció por haber ido a ver al enfermo y me quiso dar $50 pesos. Yo no entendía por qué y no los quise aceptar, además viendo la situación tan precaria de su medio de subsistencia, sabía que era un sacrificio grande para él darme ese dinero. Le agradecí y le dije que era muy amable pero que no los podía aceptar, que mejor rezara por mí. Sin embargo él insistió y me dijo que era una pequeña contribución de su parte por lo mucho que Dios le había dado.

La evangelización nos viene de los pobres. De aquellos que no tienen muchos estudios, ni buenos vehículos, ni medios materiales dignos, pero que tienen a Dios en su corazón. Gracias hermano taxista y que el Señor te siga bendiciendo.

Loma Bonita, Nezahualcóyotl, Estado de México a 1º de Mayo de 2016

 

3 comentarios sobre “8. Un taxista y la unción de los enfermos

    jose fco. altamirano henaro escribió:
    2 mayo, 2016 en 16:21

    Xavier muchas gracias por compartir tu relato ,gran leccion y ejemplo de vida del taxista un abrazo

    acatl escribió:
    3 mayo, 2016 en 11:04

    Y el contraste entre la injusticia y el Amor de nuestro Dios también nos conmina a luchar por un mundo mejor para todxs nosotrxs, donde no exista pobreza y el sufrimiento ligado a esas condiciones de explotación… un mundo donde la Justicia y la Paz se besen… Abrazos y oraciones, estimado profe,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s