20 Donald Trump y el triunfo del nacionalismo y del neoliberalismo

Posted on Actualizado enn

20 Donald Trump y el triunfo del nacionalismo

y del neoliberalismo

El 9 de Noviembre nos enteramos en el mundo entero que el candidato del partido Republicano, Donald Trump, había ganado las elecciones para ser el próximo presidente de los Estados Unidos. Día y mes que coinciden curiosamente con la caída del muro de Berlín en 1989. Extrañas coincidencias históricas.

En 1989 se destruye a martillazos un muro que había mantenido separados a los habitantes de un mismo país durante 28 años, con dos distintas posturas políticas (Alemania del Este y del occidente). 27 años después de su caída, tras comprobar que el sistema socialista ha fracasado, surge un nuevo caudillo que pretende ahora levantar un nuevo muro en honor del neoliberalismo. Sistema político y económico aun más perverso y engañoso que el socialismo, ya que si este último buscaba el beneficio de los más pobres a través de un proyecto de revolución social, que terminó en totalitarismo. El neoliberalismo es fundamentalmente individualista. Se busca el beneficio del yo en detrimento del otro. Y este todo poderoso y egoísta YO reviste varios ropajes: mi yo, mi familia, mi empresa y si acaso mi país. Un sistema utilitarista en el cual TODO es bueno para incrementar ganancias. El ser humano está en función de la adquisición de bienes materiales que lo hagan sentir que existe, que su vida tiene sentido, aunque esté esclavizado al consumismo salvaje.

El cineasta y critico estadounidense Michael Moore, ya preveía el triunfo de Trump, porque poco a poco se ha ido construyendo en los Estados Unidos una sociedad individualista que ha ido creciendo con una mentalidad consumista e individualista en la cual el dólar es sagrado. En el dinero los estadounidenses han puesto su confianza, e incluso han escrito como si fuera su credo, en los billetes de 1 dólar: “In God we trust” (en Dios confiamos). Frase hermosa pero que se vuelve incoherente y sacrílega cuando se graba en billetes de banco.

El nuevo presidente de los Estados Unidos, un empresario frívolo que ha hecho su fortuna en hoteles, juegos de azar, concursos de belleza y programas de televisión, no tiene mucho que aportar para que cambien las cosas hacia una sociedad incluyente y respetuosa del otro. Al contrario él representa bien el culmen de los excesos vividos en una sociedad estadounidense descompuesta. Una sociedad que no ha crecida pareja como nos han hecho creer con sus hermosos rascacielos. Una sociedad que esconde mucha pobreza, miseria, faltas de oportunidades, de estudio, o de trabajo. La sociedad estadounidense está enferma y desean un cambio rápido. Alguien que mágicamente los lleve a la prosperidad económica “pareja” que ellos tanto ansían. Es aquí donde el mejor argumento de personas imbéciles es no analizar las causas intrínsecas de la gran desigualdad que se vive en los estados Unidos, sino de buscar el mal fuera de ellos mismos, en elementos exógenos, es decir en los migrantes. Ellos son los culpables de nuestra pobreza, de las faltas de fuentes de empleo, de los crímenes, etc.

En la perspectiva del nuevo presidente Donald Trump, el “chivo expiatorio” es decir el causante de los males que aquejan los Estados Unidos, son los migrantes (latinos, musulmanes, etc.). Hay que expulsarlos del país, y crear barreras que aseguren su aislamiento. La idea de crear una barrera proteccionista para crecer sólo ellos no es nueva. Se nos narra en el libro del Génesis el mito bíblico de la Torre de Babel. En Génesis 11 están presentes en semilla el nacionalismo y el neoliberalismo que ahora conocemos ya bien desarrollados. Los hombres han aprendido a coser ladrillos pero no quieren compartir sus conocimientos con los demás, quieren permanecer unidos, defender su lengua, su cultura, su identidad. Es por eso que Dios los castiga confundiendo sus lenguas con el afán de que tengan que mezclares a la fuerza con otros pueblos distintos a ellos mismos, para poder sobrevivir.

La historia de la humanidad está llena de lideres que para “unir” a los hombres predican un nacionalismo estúpido y vulgar. Nuestra raza es la mejor, nuestro color de piel, nuestra lengua, etc. No hay que olvidar que Hitler llegó al poder elegido democráticamente por la población porque buscaba enaltecer a Alemania, y en esos momentos los primeros chivos expiatorios fueron los judíos (asesinando a 6 millones durante la Segunda Guerra Mundial), sin contar a otras poblaciones también odiadas por el dictador.

Vivimos momentos difíciles en el mundo con el auge del nacionalismo vulgar que raya ya en el chauvinismo (un patriotismo enfermo y exagerado) que desprecia al otro. Nosotros como católicos no debemos comportarnos como ellos. Nada hay peor para un seguidor de Cristo que el sentimiento nacionalista que desprecia al otro. Nuestra Iglesia se llama católica –es decir universal– y por lo tanto debemos evitar cualquier forma de discriminación de la manera que sea: racial, religiosa, política, sexual, etc.

En nuestro país, el actual partido en el poder (el PRI) ha manipulado mucho los símbolos nacionalistas, como para hacernos creer que ser buenos mexicanos es votar por ese partido. Debemos emanciparnos de cualquier grupo político, civil o incluso religioso, con espíritu prepotente que desprecie al otro: al indio, al campesino, al estudiante, al homosexual, etc.

El verdadero progreso humano y colectivo no se consigue mirando a nuestro ombligo identitario sino mirando a los ojos del otro. Ruptura del muro egoísta de Babel (confusión), y construcción de un mundo fraterno donde deben entrar todas las manos, y que el Señor le llamó el Reino de Dios

Vista Hermosa, Tlalnepantla, Estado de México, 11 de Noviembre de 2016

Un comentario sobre “20 Donald Trump y el triunfo del nacionalismo y del neoliberalismo

    Indy Taurina escribió:
    14 noviembre, 2016 en 00:54

    Excelente, y completamente de acuerdo con usted. Un abrazo profe, y que Dios nos bendiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s