32. México, mi madre, una mujer violada por el proxeneta del PRI

  1. México, mi madre, una mujer violada por el proxeneta del PRI

                                                  A las mujeres maltradas en México                                                              víctimas de la violencia social en nuestro país.                                                                Y a mi amiga Sandra Escutia

El día de hoy, lunes 5 de Junio, después de consultar las noticias, me han dado ganas de llorar. La rabia y el sentimiento de impotencia son enormes. Ha vuelto a “ganar” el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Estado de México. Siento como si mi madre (que es mi patria) hubiera sido violada nuevamente después de 88 años de años de ser sometida, violada, prostituida y obligada a trabajar para un proxeneta o padrote conocido como el PRI.

Cuando yo era niño muy pronto me di cuenta que mi madre no era libre. Estaba sometida al machismo y a la prepotencia de un hombre apodado el PRI. Tengo que aclarar que él no es mi padre, aunque he nacido bajo su tutela. Me considero hijo de una madre soltera, que por diferentes razones no ha podido abandonar al hombre que la ha explotado desde hace años. Por eso yo no estoy de acuerdo cuando Octavio Paz dice en el Laberinto de la Soledad, que somos “hijos de la chingada”, porque no tenemos madre. No Señor Paz, los mexicanos sí tenemos mucha madre aunque algunos hayan hecho de ella una “puta”, no por eso deja de ser mi madre. Una mujer morena y hermosa, con rostro más indio que Europeo, brazos fuertes, tostados por el sol y casi masculinos, porque está acostumbrada al trabajo pesado, de senos aún grandes y cargados, porque tiene que alimentar a muchos hijos, una mujer que sabe bailar, que a veces dice alguna grosería y toma cerveza. Mi madre no es una muñequita de aparador tipo Barbie, sino que es una mujer ruda pero que tiene clase. Cocina muy rico y sus vestidos indígenas bordados la hacen ver bien chula cuando tiene tiempo de arreglarse.

Mi madre el día de hoy amaneció moreteada nuevamente. Y aunque trata de maquillarse y sonreírnos para ocultar su tristeza, bien sabemos muchos de sus hijos lo que le pasó anoche. El PRI ha vuelto a abusar de ella.

Cuando yo era chico muy rápido me di cuenta de lo que le pasaba a mi madre y me juré a mi mismo que de grande yo la sacaría de su pobreza y esclavitud. He estudiado mucho –ahora ya soy grande– soy sacerdote, doctor en Filosofía y profesor de Universidad, y tengo la conciencia tranquila porque la amo y he tratado de ayudarla. Sin embargo yo solo no puedo mucho. Mientras yo sufro por ella, otros ven Televisión con su cachucha y torta que su padrastro les dio anoche mientras él la violaba. Señor Octavio Paz, corrijo o más bien preciso lo que escribí antes: en algunos casos tiene Ud. razón “muchos mexicanos (hermanos míos) no tienen madre y son hijos de la chingada”. Son hijos y engendros del PRI. Yo reniego cualquier forma de paternidad del PRI. Y lo que este proxeneta me ha dado (becas y algunos libros) no ha sido él, sino parte de los ahorros de mi madre.

Hace pocos días escuchaba yo a Juan Villoro tratando de explicar por qué los mexicanos somos tan agachones y dejados. Él dice que desde la época precolombina nuestro sistema social era muy piramidal y jerárquico, y se les rendía casi culto a las autoridades civiles y sacerdotales. Después con la Colonia este sometimiento se trasladó a las nuevas autoridades españolas, y finalmente con el triunfo de la Revolución, esta aceptación del sometimiento –que aparentemente ya llevamos en las venas– vino a ser aprovechado por el PRI. ¿Realmente los mexicanos estamos estructurados, casi genéticamente, para construir pirámides a los poderosos (a las familias Del Mazo, Peña, Moreira, Slim, Azcárraga, etc., etc.,)? Yo no lo creo así. Más bien nos hace falta despertar, sacudirnos siglos y siglos de sometimiento y darnos cuenta que hemos nacido para volar, no para ser gallinas.

El poder seduce, atrae, instala. El mismo día de ayer –día de las elecciones–, el Cardenal de México, Norberto Rivera Carrera, anunciaba en la misa dominical en la Catedral metropolitana, que aunque ya en los próximos días va a cumplir 75 años de edad (que es la edad en la que ya puede pedir la renuncia de su cargo), sin embargo él desea continuar como Cardenal hasta que el Papa se lo pida. Pues ojalá que el Papa le tome la palabra cuanto antes y coloque en la Catedral de México a una persona humilde, abierta y competente. Como lo ha hecho en San Salvador, para sorpresa de muchos, eligiendo a un simple obispo auxiliar Mons. Gregorio Rosa Chávez (muy cercano al gran santo Mons. Oscar Arnulfo Romero) como nuevo y primer Cardenal de El Salvador.

Perpetuarse en el poder es el gusto de los dictadores. Y esto va desde presidentes y religiosos, hasta empresarios y padres de familia que sólo saben imponerse a la fuerza, que golpean a sus esposas y que destruyen a sus hijos.

Mi madre ha sido violada nuevamente y yo sufro y lloro con ella en silencio. ¡Hasta cuando! Mi sobrina que tiene 10 años me acaba de decir que para la próxima vamos a ganar y eso me muestra que no todo está perdido.

Desde el Estado de México que está de luto, 5 de Junio de 2017

 

Anuncios

3 thoughts on “32. México, mi madre, una mujer violada por el proxeneta del PRI

  1. Le acompaño mi querido Padre Francisco X. Trato de entrar en sus sentimientos. Un abrazo de paz en las luchas y en las penas de su patria. Yo siento las de la mía. Padre Dios le dará la fuerza y la paciencia impaciente y dinámica. Cuente con mi oración. Padre Oscar Gutiérrez Romero de Ralco, Chile.

  2. No voy a decir nada nuevo, pero “los pueblos tienen los gobiernos que se merecen”. Mientras se sientan cómodos, aunque las circunstancias no son para estarlo, “los nacidos para gobernar” lo seguirán haciendo, pues tienen las fórmulas para llegar al poder. Un amigo mío decía: “El mundo es un gallinero, las gallinas de arriba, siempre van a cagar a las de más abajo”. América tiene ya muchos mártires, pero debería rugir como un león. Sacudirse en cada país a los que los gobiernan tiránicamente, aduciendo que son democráticamente electos, cuando en verdad llegan al poder, burlándose de todo y de todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s