El taller de Dios y otros cuentos e historias más

A mis padres
Benjamín y Micaela.
Con todo mi amor.

Prefacio1

La presente edición de El taller de Dios y otros cuentos e historias más es una recopilación de historias escritas a partir de acontecimientos que he ido viviendo a lo largo de mi vida. Desde antes de ser sacerdote siempre he encontrado en la literatura un medio para expresar lo que siento, y para acompañar también, por medio de la lectura, los sueños y las vivencias de otros. Escribir para narrarme y leer para escuchar lo que otros han querido contarme.

Detrás de cada historia aquí narrada se esconde una motivación inicial que me dio el material necesario y la motivación para contar algo de lo que yo estaba viviendo en aquel momento y que quería compartir. Mis años de seminarista y mi preparación para la ordenación sacerdotal; mi trabajo en los barrios pobres del Estado de México acompañando a los “Chavos banda”; mis estudios en el extranjero principalmente en Francia; mi trabajo como confesor en la Catedral Notre Dame de Paris; el estudio de la Filosofía, etc., son el “barro” que me ha permitido ir modelando estas historias que ahora les presento.

Gracias a estos pequeños cuentos he podido hablar, reír y llorar en la “piel” de un pájaro, de una flor y de una estrella, entre otros; y hasta en la piel misma de Dios, que más que piel es un “soplo”. El soplo sagrado que nos constituye.

La vivencia que me motivó en su momento a escribir cada una de estas historias, el lugar en que surgieron y la fecha de su creación son las siguientes.

El día en que conocí a María.

Este fue el primer cuento que escribí siendo novicio. Se acercaba la fiesta de San José, patrono del noviciado, y varios quisimos participar con alguna actividad artística en su honor. Yo lo hice escribiendo una historia que siendo lo más fielmente posible a los textos del evangelio, mostrara el lado humano de María y José.

En este primer cuento ya se muestra la relación, a veces serena otras conflictiva, que se da entre el llamado de Dios y la respuesta que busca darle el hombre.

Cuernavaca, Morelos, 19 de Marzo de 1985

Leer el cuento

Criterios torcidos.

Este cuento lo escribí al término de un retiro espiritual, una semana antes de mi ordenación sacerdotal (que fue el 24 de Noviembre). En esta historia de amor, humano y divino, trato de analizar la búsqueda de Dios a través de las relaciones humanas.

Dios es amor, nos dice San Juan, por lo tanto es solamente mediante experiencias humanas de amor que podemos experimentar algo del amor divino. Amor entre enamorados, entre amigos, con cualquier otro/otra que encontremos en nuestro camino… El que no ama no conoce a Dios porque Dios es amor. En esta historia hablo igualmente sobre la mirada inquisitiva de algunos que, lejos de acercar los hombres al amor de Dios los alejan y condenan.

Es también una pequeña alusión al gran poeta libanés y buscador de Dios en el amor humano que es Kahlil Gibran.

Huajuapan de León, Oaxaca, 15 de Noviembre 1991

Leer el cuento

El corredor.

Seguir a Jesucristo y participar en un maratón son dos actividades que se parecen, en las dos se necesita disciplina, humildad y mucha perseverancia. Esta fue la primera historia que escribí para contar lo que viví durante mis últimos años de seminarista. Cada capítulo marca un momento importante en mi vida.

  • La elección corresponde a la llamada vocacional y a mi ingreso en el seminario para prepararme a ser sacerdote.
  • La fractura fue un momento difícil en mi formación. Cuando ya siendo diácono, y después de mucha reflexión, tomé la decisión de dejar la vida religiosa y buscar el seguimiento de Dios a través de la vida diocesana.
  • El gran día es el día mismo de mi ordenación sacerdotal, cuando finalmente la carrera comienza, no una carrera de 42 kms. sino de toda la vida. Y que será buena o mala dependiendo de la fidelidad con la que se haya seguido a Cristo.

En la historia se relata la trayectoria del corredor hasta la edad en la que fui ordenado sacerdote. Es también un recuerdo al deporte que más amo y que desde hace años práctico: el maratón.

Paris, Francia – Valle de Chalco, Edo. de México, 1988 – 1992.

Leer el cuento

El taller de Dios y la creación del hombre.

Este cuento lo pensé a escribir pensando en mis sobrinos. Quería explicarles de una manera sencilla, pero a la vez profunda ¿Cómo es que nacen los niños? ¿Quién los hace y de dónde vienen? Por lo tanto emprendí una larga investigación. Y después de haberme informado en libros de biología, de teología y de metafísica, he querido compartir con ellos la gran verdad que toda persona instruida debe saber: a los niños los crea Dios uno por uno en un taller invisible que él tiene en Paris, y de allí los envía al mundo gracias a las cigüeñas.

Pasé por muchos momentos de alegría y de inspiración cuando lo fui escribiendo. En esta historia describo a un Dios que se acerca mucho al Dios en quien yo creo. También hago un pequeño homenaje a la Catedral de Notre-Dame de Paris en donde trabajé cuatro años como confesor.

Paris, Francia, Junio de 1998.

La florecita silvestre.

En este cuento he querido hablar sobre la belleza que hay en las cosas sencillas. Tengo muy presente por mi trabajo en una parroquia muy pobre del Valle de Chalco, Estado de México, los rostros de muchos niños, pero sobre todo de niñas, que empezaban la adolescencia y que trataban de vivirla con la mayor dignidad posible a pesar de la pobreza. ¡Cómo no admirar sus esfuerzos por mostrarse bonitas con tan poco! Mantener unos zapatos limpios y unas tobilleras blancas cuando se tiene que caminar entre el lodo no es fácil, pero muestra mucha dignidad. Ojalá que algún día, gracias a nuestros esfuerzos, el mundo esté más equilibrado. Pero esperando ese gran día, digamos a los niños pobres que su belleza es hermosa porque es la belleza de Dios.

Este cuento fue escrito también pensando en mi mamá. Traté de reunir dos elementos que ella cultiva con igual cariño y dedicación: las flores y la humildad. Un poco como San Francisco de Asís (nuestro santo predilecto), el enamorado de la naturaleza y de Dios.

Paris, Francia, Agosto de 1998.

El niño y la estrella.

Este cuento habla sobre algún gran ideal que tal vez de niños (sin importar la edad) todos hemos tenido en la vida. Pero que después, con el tiempo, corremos el riesgo de perderlo.

Lo he escrito para decirme que a pesar de la oscuridad y de los momentos de ausencia, el ideal sigue estando allí y me invita a buscarlo. Es un recuerdo a la vez de algunos de los más grandes idealistas de la humanidad. Entre ellos los poetas como Neruda, los filósofos como Kant y los santos como Abraham.

Paris, Francia, Octubre de 1998.

Mamá ¿qué cosa es Navidad?

En la parroquia de Saint Hippolyte en Paris (donde trabajé tres años como capellán de jóvenes, algunos de los cuales con síndrome de Down) me pidieron que escribiera un cuento de navidad para la revista bimensual de la parroquia. Quise presentar a un Jesús marginalizado en el contexto parisino, y escribí un pequeño dialogo entre un niño musulmán y su mamá. Más que un cuento he querido escribir una historia de gran actualidad en Francia (y en otras partes del mundo); la presencia de extranjeros clandestinos e ilegales, muchos de ellos musulmanes o de otras religiones y culturas. ¿Cómo poder hablar de la presencia de Dios entre nosotros (Emmanuel), cuando no sabemos aceptar y ayudar al extranjero, nuestro hermano, que ya vive entre nosotros?

A mí me gusta mucho el chile, a los franceses el queso y a los árabes el cuscús. Algunos rezamos con los zapatos puestos y otros se los quitan para rezar. Hermosa variedad que nos permite enriquecernos y buscar a Dios en lo esencial: el amor, la paz y la justicia.

Esta reflexión sobre la búsqueda de Dios, perteneciendo a religiones y culturas diferentes, no la hice solamente en la facultad de Teología del Instituto Católico de Paris en donde estudié, sino sobre todo gracias a algunos diálogos que tuve con mi amiga Kiara (Ella es musulmana y hace el aseo en la Iglesia). Una mañana que salía a la Universidad le dije el clásico saludo francés:

Bonjour Kiara, ça va? (Buenos días Kiara ¿Estás bien?). Y ella me contestó.

En árabe el saludo es más bonito porque se dice “Salem alékum”, que significa: “”¡Que Dios (Alah) te bendiga!”. “Y el otro responde: “¡Alékum Salem!” ¡Que Dios te bendiga también a ti”.

Desde entonces el primer saludo que nos decimos ella y yo es para pedirle a Alah que nos bendiga.

Paris, Francia, Diciembre de 1998

La muñeca.

A través de la historia de una niña de la sierra, dos elementos que están íntimamente ligados: el amor y la justicia. Todavía hay muchas niñas que, como Juanita, sueñan con tener por lo menos una muñeca entre sus manos, al mismo tiempo que se preguntan por qué otras tienen de sobra. Compartir con el que no tiene no es un asunto de bondad sino de justicia. El final de la historia es triste porque la vida misma de nuestros hermanos indígenas lo es también.

Por otra parte en la historia se esconde también una historia de amor imposible en la que se entremezclan el amor y la culpabilidad.

Paris, Francia, Septiembre de 1999.

La historia de “Mín” el pájaro carpintero.

Este cuento lo escribí pensando en mi papá y en el oficio que él ha ejercido: la carpintería. Crecí rodeado de tablas y de clavos, con el olor de la madera y el sonido del martillo. Y con la misma paciencia que la madera él iba cepillando, su vida misma nos la fue dando con la destreza de un artista.

En esta historia participa también San José, el maestro carpintero por excelencia.

Paris, Francia, Diciembre de 1999.

Un domingo en el zoológico de Vincennes.

En esta historia narro la experiencia que viví en la Catedral de Notre-Dame de Paris colaborando como confesor durante cuatro años, y recibiendo a los turistas que la visitan. Notre-Dame es uno de los monumentos más visitados en Francia y no siempre es fácil lograr una atmósfera de recogimiento espiritual, ya que muchos la visitan “sólo” como museo. Algunos niños todavía entraban buscando al jorobado y al único que encontraban era a mí.

En los confesionarios el sacerdote está encerrado en un cubículo transparente con un letrero con su nombre y los idiomas que habla. Tal vez habría que añadir un letrero que dijera: “Especie en vías de extinción”, para asemejarnos aún más a los changuitos que se encuentran en el zoológico parisino de Vincennes.

Muchos turistas, con el ruido que hacen y con sus cámaras, prácticamente impiden el recogimiento necesario para realizar, en condiciones ideales, el sacramento de la reconciliación que es tan importante.

Sin embargo, a pesar de los flashazos y de la multitud, hay experiencias espirituales muy fuertes en aquellos que no solamente ven piedras y vitrales hermosos, sino sobretodo la presencia de Dios.

En esta historia hago una pequeña alusión a mi maestro en filosofía Emmanuel Levinas. Un pensador judío que nos enseño a ver en el rostro del otro la huella de Dios.

Paris, Francia, Febrero del 2000.

Nezahualcóyotl.

Es la historia de un niño pobre que sueña con poder llegar a ser rico para ayudar a sus padres, y para “ser bueno con los albañiles” como él mismo lo dice. Él sabe que la única posibilidad que tiene para lograrlo son los estudios y la determinación de su padre, que tiene el problema del alcoholismo y que sueña con que su hijo sea algo más de lo que él fue.

Aunque la historia se narra en México, hay muchos niños que como él viajan en autobuses de segunda, y que anhelan lo mismo en Guatemala, Brasil, Egipto, la India…, en fin, en cualquier lugar del mundo donde el hombre se revela y lucha poco a poco por mejorar su situación y cambiar el rostro inhumano del mundo.

Es también el recuerdo de uno de los poemas más bonitos de Nezahualcóyotl.

Dublín, Irlanda, Agosto del 2000.

El príncipe invisible.

Tanto la pobreza como la riqueza nos deshumanizan, es decir nos hacen invisibles, aunque de diferente manera. El pobre es aquél que es invisible a los ojos de los otros, aquél que no se ve, que está sin existir. Por otra parte el egoísmo de los ricos es ceguera, es mirarse en el espejo y desaparecer en su propia mirada como Narciso, que muere de tanto mirar su belleza en el resplandor del lago. Solamente el amor nos puede hacer existir y “revestirnos de humanidad”. Darle mi vestido y hasta mi propia vida al pobre, lejos de desnudarme me reviste, me hace existir.

Un poco al ejemplo de San Francisco de Asís, el poverello de Dios: “Maestro que no me empeñe tanto en ser consolado sino en consolar, en ser amado sino en yo amar…”

Londres, Inglaterra, Octubre del 2000.

El canario enjaulado.

Durante los cerca de dos años que pasé como formador de jóvenes que se preparan para ser sacerdotes (seminaristas), he visto en algunos la dificultad para elegir su futuro vocacional. ¿Cómo elegir correctamente habiendo tantas posibilidades que se presentan en la vida? Lo mismo sucede con la persona que debe tomar una decisión importante en su vida: casarse con tal persona o con tal otra, elegir una carrera u otra, ingresar a tal trabajo o no…, en fin. Sin embargo es importante elegir, porque de otra manera dejamos que otros elijan por nosotros.

Toluca, Edo. de México, Abril del 2004.

La rosa y el jardinero.

Este cuento narra la historia de un amor mal correspondido. Es la experiencia de sentirse utilizado por el otro, o la otra, de haberse enamorado con sinceridad sin que la otra persona se hubiera percatado. O más bien, por falta de dialogo o por malicia de alguno, haberse sentido incomprendido y utilizado por la persona amada.

Ixtapaluca, Edo. de México, Mayo del 2004.

Carta a los reyes magos.

Se trata de una carta a los Reyes Magos escrita por un adulto, que sin embargo piensa en aquellos niños que al despertarse no recibirán juguetes el día de Reyes.

Ixtapaluca, Edo. de México, Enero del 2005.

El gallo que quería ser búho.

En ocasiones deseamos ser lo que no somos o anhelamos lo que no tenemos: “si yo hubiera sido…”, “si yo tuviera…”, y dejamos pasar la vida presente, lo que somos y lo que tenemos. Sólo explotando nuestras propias capacidades y nuestro ser seremos felices, y no buscando ser modelos o reproducciones ridículas de otros.

Pero para poder crecer, y ser yo mismo, también debo estar a la escucha de la sabiduría y de la experiencia de otros. Es sólo interactuando, es decir relacionándonos con los otros, que yo mismo descubro y exploto mis propias capacidades.

Brooklyn, Nueva York, Julio del 2006.

Lupita.

En esta historia narro la historia de Lupita, una niña nicaragüense de nueve años que acompaña a sus papás, ilegales, en su viaje a los Estados Unidos. Lamentablemente no es un cuento de ficción sino una historia real que sucede todos los días en muchas partes del mundo; el mal trato dado a los emigrantes y el desequilibrio mundial que impide un sano crecimiento humano.

Esta historia la fui “tejiendo” a partir de muchos testimonios que he escuchado de centroamericanos que han intentado atravesar nuestro país con la ilusión de llegar a los Estados Unidos. También comento algunos gestos de bondad de mexicanos que los han ayudado.

En esta narración agradezco también a la morenita del Tepeyac el permitirme, por ahora, trabajar como sacerdote confesor en su hermosa Basílica.

Managua, Nicaragua, Julio del 2008.

Leer el cuento

Que la lectura de estos cuentos y de estas historias contribuya a tener un momento de reflexión que nos permita preguntarnos: ¿Qué es lo que Dios espera de cada uno de nosotros? ¿Y cómo podemos contribuir para continuar la obra tan maravillosa de su creación?

Muchas gracias también por tomarse el tiempo de leer estas páginas.

Francisco Xavier Sánchez Hernández

Distrito Federal, México, Enero de 2009


1 Francisco Xavier Sánchez Hernández, El taller de Dios y otros cuentos e historias más, Ed. Edamex, México, 2009, p. 6-15.
Anuncios

15 thoughts on “El taller de Dios y otros cuentos e historias más

  1. Escuche 3 de tus cuentos en al link de la UPM con fecha del 10-V-2009. Sencillamente me encanta la simplicidad con la que narras y el contenido, como todo lo sencillo es profundo.
    Gracias por compartir estas creaciones llenas de afecto, de emociones y de sueños.
    Un abrazo.
    Sergio.
    China

  2. PADRE LO ACABO DE CONOCER ATRAVES DEL PERIODICO DONDE ESCRIBE EL PADRE VALDEZ.EL ESTUVO EN CALI COLOMBIA DONDE RESIDO.HE LEIDO SU BLOG ME PARECIO DIVINO.ESPERO SUS ESCRITOS Y OJALA ME DIERA SU CORREO. MI NOMBRE ES AMANDA BERMUDEZ M. GRACIAS DIOS LE BENDIGA

  3. PADRE, NOS DA MUCHO GUSTO VER EL CONTENIDO DE SU PAGINA, ESTA TAN LLENA DE CONFIANZA, YA QUE CUENTA EL PORQUE DE CADA UNA DE SUS OBRAS.
    AGRADECEMOS LA SENCILLEZ DE SU PERSONA Y EL TRATO AMABLE QUE SIEMPRE HA TENIDO PARA CON NOSOTRAS, ESO HABLA DE LO GRANDE QUE ES COMO SER HUMANO.

    LE DESEAMOS MUCHO EXITO. ATT. CATEQUISTA ANDREA JIMENEZ (iNMACULADA CONCEPCIÓN DE MARIA) Y SU HIJA VANESA MARROQUIN J.

  4. Hola
    Estoy sorprendido por sus relatos, muy valiosos y llenos de vida. Me gustaría poder adquirir el libro “el evangelio con sabor a Banda”, no lo puedo encontrar. Gracias

    1. Hola, Que bueno que le hayan gustado. Estoy viendo la posibilidad de que se edite el Evangelio con sabor a banda. El escritor Vicente Leñero nos ha escrito un bonito prefacio para el libro, pero aún no encontramos una casa editorial que se interese. Un amigo de Neza lo sigue imprimiendo en una edición muy sencilla y modesta. Si gusta escribame en un par de meses más a ver si ya conseguí algunos ejemplares. Saludos

      1. Hola Padre
        Nuevamente me reporto porque me gustaría tener algunos ejemplares del libro “El Evangelio con sabor a banda”. Estoy agradecido por tomarse la molestia de contesar. felice00@hotmail.com.
        Un cordial saludo y quedo a sus órdenes

      2. Hola, en estos días estoy viendo para que se publiquen los 2 tomos de “Evangelio con sabor a banda” con algunos salmoas y las posadas. Este libro contará con un prefacio de Vicente Leñero. Pero hasta ahora he tenido dificultades para encontrar una casa editorial que esté interesada. Y vi en Editores Mexicanos Unidos y Planeta, pero nada. Hay un amigo que va a intentar en otra casa editorial. Con respecto a los libros que usted me pide voy a ver con un amigo de Neza que va publicando poco a poco los 2 tomos. ¿Cuantos quiere? El precio es como de $15 pesos por tomo voy a preguntar. Si gusta escribame en unas semanas más. Saludos

  5. Ok. Padre muchas gracias y seguiré esperado, me gustaría adquirir 10 de cada tomo por favor y si no los hay por lo menos 5 de cada tomo. Muchas gracias nuevamente

  6. Por Dioscidencias he llegado por estos lares… y cuánta alegría me da!!
    Realmente la sencillez para narrar lo que es sabio es todo un DON en sus palabras.
    Mil gracias, muy apropiados para este tiempo de Adviento.
    Dios le siga bendiciendo.
    ileane
    Caracas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s