5) Juan el Grillo prepara el camino de Jesús

5) Juan el Grillo prepara el camino de Jesús

(Lc 3, 1-19)

Todo lo anterior sucedió durante el último año del sexenio de Carlos Salinas de Gortari; siendo Gobernador del Estado de México el Sr. Emilio Chuayffet, y estando como Nuncio Apostólico, Mons. Girolamo Prigione.

Las bandas que se fueron acercando a Juan, le preguntaban: “¿Qué tenemos que hacer para alivianarnos?” El les decía: “El güey que tenga algo,  que comparta con el que no tiene.” Alguien le dijo: “Pero si nosotros no tenemos nada.” Juan contestó encabronado: “¡No se hagan pendejos! Entre la banda hay algunos que tienen dos chamarras o varios pantalones. Cuando coman, inviten al que no ha comido, y si les cae chamba, llévense a camellar al que no tiene para alivianarlo un poco.”

Luego señalando una barda con propaganda política, continuó: “No sean como los pinches candidatos, que reparten migajas con tal de llegar al poder, y después se olvidan del pueblo. Hablan de progreso y solidaridad, pero los ricos se atascan de lana, y a los pobres nos está llevando la chingada. Tampoco sean como los fanáticos religiosos, que hablan y hablan de Dios, pero son los primeros en echarle la tira a la banda. Sepan que Dios es capaz de sacar santos de los punketas, drogos y hasta de los maricones, y entre las bandas muchos están más cerca del Jefe Machín, que tanto pinche beato de mierda.”

Entre los que escuchaban a Juan el Grillo, salieron dos, que tenían el pelo corto como los militares, y le preguntaron: “Y nosotros, ¿cómo le hacemos, pues somos sardos?” El les dijo: “No obedezcan órdenes injustas, como razias o apañones a la banda, y si no les ajusta con lo que les dan, busquen otra chamba pero no se manchen con el personal.”

La banda se sacaba de onda cuando escuchaba a Juan, y varios se preguntaban interiormente si lo que el Grillo buscaba, no era ser jefe de la banda. Pero Juan, nada pendejo, viendo la desconfianza de los que se sentían los machines, les tiro otro choro, pero ahora, más encabronado: “Pendejos, ¿no les he dicho ya varias veces que yo no busco dirigir ninguna pinche banda? ¡Ya estoy hasta la madre de tanto pinche sectarismo entre ustedes! Necesitamos unirnos, organizarnos, defender nuestros derechos, sólo así podremos alivianarnos para que no nos sigan partiendo la madre.”

Después, estando un poco más tranquilo dijo: “Quiero que se graben algo banda; yo tan sólo soy una voz que grita entre los barrios, para que se desapendejen y preparen el camino para el Machín de todas las bandas. Ya falta poco para que Él llegue, y aquel güey que esté en el avión o malas finanzas, me cae de madres que no va a capear su rollo, y se lo va a seguir llevando la chingada, por pendejo.”

Con estas y otras lindezas, Juan el Grillo terapeaba a la banda, hasta el día que la tira lo apañó, lo medio mató a golpes y lo encanó en la cárcel de Santa Martha, acusándolo dizque de venta de drogas y perversión de menores. Pero de eso te hablaré más adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s