Sepamos aceptar las diferencias de nuestros hermanos a partir del amor a Cristo

Jn. 15, 1-8

[1]). Sepamos aceptar las diferencias de nuestros hermanos

a partir del amor a Cristo

 

   En la primera lectura del día de hoy hemos escuchado uno de los primeros conflictos por los que atravesó la naciente Iglesia de Cristo. Había algunas personas que sin ser judías querían ser seguidoras de Cristo, a estas personas se les llamaba paganos. [Los cristianos llamaron paganos a los que profesaban alguna religión politeísta griega o romana, distinta del judaísmo o del cristianismo. Esta palabra viene de pagus “distrito rural”, ya que generalmente eran las gentes del campo quienes profesaban la fe en los antiguos dioses]. El problema surgió cuando algunos cristianos quisieron imponerles la circuncisión a los paganos que querían convertirse al cristianismo. ¿Qué es lo que esto quiere decir? Quiere decir que para algunos cristianos era necesario primero “hacerse judío” para después poder salvarse. No habían entendido la enseñanza profunda del Señor que no está basada en ritos de la carne sino en una conversión espiritual.  “Lo que nace de la carne es carne y lo que nace del espíritu es espíritu”, había dicho una noche el Señor a Nicodemo que lo interrogaba sobre el nuevo nacimiento cristiano.

Han pasado muchos años después de ese primer conflicto cristiano y todavía seguimos constatando cómo hay cristianos “euro-céntricos” o “egocéntricos”, que piensan que una persona primero tiene que asumir ciertos rasgos culturales o ideológicos para llegar a ser cristiana. Creo que en algunas ocasiones, lamentablemente, la Iglesia no predicó a Cristo sino que se predicó a ella misma. Antes algunos creían que era necesario ser judío para poder ser cristiano, ahora algunos todavía piensan que es necesario ser romano para poder seguir a Cristo. Me parece que una de las grandes tentaciones de la Iglesia es la de querer buscar una forma de cristianismo a partir no del modelo de Cristo sino de una cultura, o de una forma de Iglesia determinada. Ustedes recordaran el conflicto que hubo hace algunos años después de la llegada de los españoles al continente americano. La famosa “Controversia de Valladolid”. Algunos españoles afirmaban que los habitantes de estas tierras del llamado Nuevo Mundo no eran seres humanos a parte entera, eran algo así como semihumanos, mitad animal mitad hombres. Por lo tanto violar a una indígena o esclavizar a un indio no era pecado, era algo así como darle una patada a un animal. Fueron cristianos los que defendieron lamentablemente esta postura. Afortunadamente –como Pablo y Bernabé lo hicieron en los primeros años de la Iglesia– hubo otros cristianos, entre ellos el obispo Fray Bartolomé de las Casas que defendió la humanidad y los derechos de los indígenas.

No hay cristiano de primera ni de segunda en la Iglesia, lo que nos hace cristianos no es algún tipo particular de cultura, la lengua, o el lugar en que hayamos nacido, sino la búsqueda de Cristo en nuestras vidas. Pedro defendiendo la incorporación de los paganos a la Iglesia de Cristo dijo: “¿Por qué quieren irritar a Dios imponiendo sobre los discípulos ese yugo, que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido soportar? Por su parte Santiago, después de escuchar las grandes señales que Dios había hecho entre los paganos por medio de Pablo y Bernabé, también añadió: “Yo juzgo que no se debe molestar a los paganos que se convierten a Dios; basta prescribirles que se abstengan de la fornicación, de comer lo inmolado a los ídolos, la sangre y los animales estrangulados.”

Por lo tanto, pidamos al Señor nos ayude a aceptar aquellas diferencias que podamos tener con nuestros hermanos y que no son esenciales para la fe en Cristo. Y esto lo podemos lograr si nosotros mismos estamos unidos a Cristo. Dice el evangelio del día de hoy: “Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecen en mi amor.”     Amén.

 


[1] “Permanezcan en mí y yo en ustedes”. Hechos 15, 1-6. V Semana de Pascua, Parroquia de San Agustín, Tlalpan, D.F., 23 de Abril de 2008.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s