Creemos en Dios que está en los cielos, pero también en cada uno de nosotros

Mt. 28, 16-20

[1]). Creemos en Dios que está en los cielos,

 pero también en cada uno de nosotros

 

Cuarenta días después de su resurrección el Señor Jesús subió a los cielos y sus discípulos no lo volverán a ver más físicamente. ¿Por qué se fue? ¿Era necesario que lo hiciera? “Quédate con nosotros, la tarde está cayendo”, le decían, aún sin reconocerlo los discípulos de Emaus. Sin embargo cuarenta días después de su resurrección él decide partir, dejarlos solos, sin él ¿Por qué? Él, que después de su resurrección estaba fuera del tiempo y fuera de la muerte, decide irse. ¿Por qué? Tal vez porque ya había terminado su misión, y él consideraba que era el momento para sus discípulos de continuar lo que él había comenzado. Era necesario que él se fuera para que sus discípulos pudieran crecer, volverse responsables. Les quedaba una hermosa pero a la vez difícil tarea por cumplir: Anunciar el evangelio a todos los pueblos de la tierra. “Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos.” Es con esta frase de envío que concluye su evangelio San Mateo. Hay que anunciar sus palabras, sus gestos, sus milagros, pero ante todo, proclamar el Reino de Dios. Difícil e importante tarea que hay que cumplir todos los días, todos los meses, todos los años por venir, cuando ellos ya se encuentren solos y sin su maestro para apoyarlos físicamente o para animarlos. Ellos tendrán necesidad –pero nosotros también– de otro tipo de presencia del Maestro. Más discreta, menos visible, pero igualmente proveniente de Dios: del Espíritu Santo. Espíritu que los discípulos recibirán algunos días más tarde, el día de Pentecostés. “Recibirán la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre ustedes, y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los límites de la tierra.” Nos dice el libro de los Hechos de los Apóstoles.

Era necesario que Jesús cortara el cordón umbilical con sus apóstoles para ayudarlos a crecer. Que supieran separarse de su amigo, de su Maestro, de Dios, para que pudieran llegar a ser cristianos verdaderamente adultos. Iba a ser necesario buscar al Señor no en el exterior, sino en el interior de ellos mismos. Acordarse de todo lo que les había dicho, de todo lo que había hecho, para poder repetirlo lo más fielmente posible a los hombres de otras culturas, de otros pueblos, de otros tiempos. Habría que buscar el lenguaje más apropiado para anunciar la Buena Nueva que ellos conocían y que ellos mismos habían experimentado en sus vidas. Era necesario comenzar a actuar, a ser cristianos comprometidos en el mundo: “Hombres de Galilea, ¿qué hacen ahí mirando al cielo?”  Les dicen los ángeles a los discípulos que miran como el Señor asciende al cielo. Después de mirar al cielo y a su Maestro ha llegado el momento de mirar a la tierra y al interior de ellos mismos. Ha llegado el momento de actuar. Por eso el primer libro después de los cuatro evangelios es el de los Hechos de los apóstoles, es decir lo que ellos hicieron. Hechos en griego se dice “praxis”. El cristianismo no es algo teórico sino práctico, compromete la vida entera del hombre: política, económica, sexual, etc.

Pidamos al Señor la fuerza necesaria para ser fieles a nuestra vocación misionera que todos los cristianos recibimos el día de nuestro bautismo: Anunciar la Buena Nueva a todos los hombres del mundo. Cada quien según sus propios carismas, según sus propios dones. No tengamos miedo. El Señor subió al cielo, es verdad, pero también en su Espíritu está en cada uno de nosotros. “Yo estoy con ustedes todos los días hasta que se termine este mundo.”  Amén.

 

 


[1] La ascensión del Señor. Hech 1, 1-11; Ef 1, 17-23. Ciclo A. Catedral de Notre-Dame de Paris, Fiesta de la Ascensión del Señor, 9 de Mayo de 2002.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s