El Padre nuestro y los 10 mandamientos

Mt. 6, 7-15

[1]). El Padre nuestro y los 10 mandamientos

 

   En el Nuevo Testamento encontramos dos textos del Padre nuestro, el de San Mateo que acabamos de escuchar y el de San Lucas (Lc 11, 1-4). Mateo sitúa la oración del Padre nuestro como haciendo parte del Sermón de la montaña; mientras que en Lucas, Jesús enseña el Padre nuestro a sus discípulos porque uno de ellos le pide que los enseñe a orar, así como Juan el Bautista enseñó a sus discípulos.

El Padre nuestro es la oración por excelencia porque fue compuesta por el mismo Jesús. En esta oración podemos decir que se encuentra lo esencial del mensaje cristiano. Es importante remarcar que tanto en el libro del Éxodo como en San Mateo Dios se comunica desde lo alto de una montaña: sea para darnos los Diez mandamientos, sea para enseñarnos a orar el Padre nuestro. Ahora bien, nos podemos preguntar: ¿Existe alguna semejanza entre la oración del Padre nuestro y el código de la Ley (los 10 mandamientos) que Dios entregó a los hombres a través de Moisés? Nos parece que sí, y es lo que trataremos de demostrar haciendo un análisis comparativo y paralelo entre el Padre nuestro (en la versión de San Mateo) y los 10 mandamientos (Éxodo 20, 2-17).

 

Mt. 6, 9a        “Padre nuestro que estás en los cielos”

                       1. Amarás a Dios sobre todas las cosas.

Ex. 20, 2-3     “Yo soy Yahvé tu Dios, el que te sacó del Egipto, país de la esclavitud.                                    No tengas otros dioses fuera de mí.”

 

Mt. 6, 9b        “¡Santificado sea tu nombre!”

                       2. No jurarás el nombre de Dios en vano.

Ex. 20, 7        “No tomes en vano el nombre de Yahvé, tu Dios, porque Yahvé no                               dejará sin castigo a aquel que toma su nombre en vano.”

 

Mt. 6, 10a      « Venga tu reino. »

3. Santificarás las fiestas.

Ex. 20, 8-10  “Acuérdate del día del Sábado, para santificarlo. Trabaja seis días, y                            en ellos has todas tus faenas. Pero el día séptimo es día de descanso,                              consagrado a Yahvé, tu Dios. Que nadie trabaje.”

 

Mt. 6, 10b      “Que se haga tu voluntad en la tierra…”

                       4. Honrarás a tu padre y a tu madre

Ex. 20, 12      “Respeta a tu padre y a tu madre, para que se prolongue tu vida sobre                                    la tierra que Yahvé, tu Dios, te da.”

 

Mt, 6, 10c      “…como en el cielo.”

5. No matarás

Ex. 20, 13      “No mates.”

 

Mt. 6, 11        “Danos hoy nuestro pan de cada día”

                       6. No desearás la mujer de tu prójimo

Ex. 20, 14      “No andes con la mujer de tu prójimo.”

 

Mt. 6, 12a      “Y perdónanos nuestras deudas…”

                       7. No robarás

Ex. 20, 15      “No robes.”

 

Mt. 6, 12b      “…como nosotros perdonamos a nuestros deudores.”

                       8. No levantarás falso testimonio ni mentirás

Ex. 20, 16      “No des falso testimonio contra tu prójimo”

 

Mt. 6, 13a      “Y no nos pongas a prueba…”

                       9. No consentirás pensamientos impuros

Ex. 20, 17a   “No codicies la casa de tu prójimo. No codicies su mujer…”

 

Mt. 6, 13b      “…sino que líbranos del Mal.”

                       10. No codiciarás las cosas ajenas

Ex. 20, 17b   «…ni sus servidores, su buey o su burro. No codicies nada de lo que                           le pertenece.”

 

A partir de una lectura paralela de estos dos textos bíblicos podemos señalar los siguientes elementos:

  1. La primera frase del Padre nuestro: “Padre nuestro que estás en los cielos”, concuerda bien con el primer precepto del Decálogo: Amarás a Dios sobre todas las cosas. Todo comienza bien aquí en la tierra si reconocemos el amor a Dios allá en el cielo como centro de todo. No se trata de mostrar la diferencia cielo/tierra como oposición, sino, como se indicará en las siguientes frases, como complementaria. Amor santo y respetuoso de Dios que no es nuestro hermano sino nuestro Padre.
  2. “Santificado sea tu nombre” coincide con No jurarás el nombre de Dios en vano. El nombre de Dios es Santo, es decir distinto de cualquier otro nombre que podamos pronunciar o pensar aquí en la tierra. Reconocer esta diferencia es la primera condición para poder entrar en relación con Él.
  3. La frase “Venga a nosotros tu Reino” correspondería (en el orden simplemente lógico que hemos seguido) con el 3er mandamiento: “Santificar las fiestas”. Nos parece que el Reino de Dios se construye aquí en la tierra mediante nuestro trabajo. Para santificar el sábado (para los judíos) o el domingo (para los cristianos) habrá primero que haber trabajado los otros seis días. A Dios se le pide que su Reino venga trabajando aquí en la tierra. Oración y acción se encuentran relacionadas.
  4. A la frase “Que se haga tu voluntad en la tierra” corresponde “Amarás a tu padre y madre”. El amor a los padres correspondería a la primera forma de amor terrestre que Dios nos pide.
  5. La voluntad de Dios se tiene que cumplir en la tierra “como en el cielo”. A esta frase corresponde el precepto “No matarás”. Atentar contra la vida de un ser humano en la tierra, de cualquier manera –ya sea niño por nacer (aborto), o persona en fase terminal (eutanasia)– es atentar contra Dios mismo allá en el cielo. Esto nos recuerda el pensamiento central del filósofo judío Emmanuel Levinas (1906-1995), para quien el rostro del otro la primera cosa que me dice cuando me mira es “¡No matarás! Es decir no me destruyas.
  6. A “Danos hoy nuestro pan de cada día” corresponde extrañamente “No desearás la mujer de tu prójimo”. ¿Por qué? En los dos casos se trata de un deseo de apropiación, físico el primero, sexual el segundo. No se trata aquí de privarse del alimento o despreciar la sexualidad, sino de colocar estas dos dimensiones de lo humano en el día a día. El que acumula el pan, es decir la comida, cuando otros no tienen que llevarse a la boca y piensa sólo en él, está a un paso de pensar también en quitarle la esposa/o a su vecino. Saber controlar nuestra hambre y nuestra sexualidad teniendo presente a los otros hace parte de esta sabiduría bíblica. Esfuerzo que hay que buscar vivir cada día.
  7. “Y perdónanos nuestras deudas…” coincide con “No robarás”. Para pedirle a Dios perdón por nuestras faltas es necesario que nosotros no busquemos hacerle daño al otro. Si yo quiero que Dios sea misericordioso conmigo yo tengo que hacer justicia a mis hermanos en primer lugar no quitándoles lo que les pertenece, mediante el robo. Las deudas de los países pobres a los ricos es una injusticia ante Dios.
  8. A la frase: “…como nosotros perdonamos a nuestros deudores.”, corresponde: No levantarás falso testimonio ni mentirás. A Dios le mentimos y lo engañamos cuando nosotros engañamos a nuestros hermanos. Perdonarnos aquí en la tierra es la condición para entrar en la Verdad divina. Una relación sana con Dios exige una relación sana y sin mentiras con los hombres.
  9. “No nos dejes caer en tentación o no nos pongas a prueba…”, coincide bien con: No consentirás pensamientos impuros. En los dos casos la tentación comienza con el deseo aún no expresado, sino interno, de quitarle al otro lo que le pertenece. Pedirle a Dios no caer en la seducción del egoísmo que quiere todo para sí y olvida respetar al otro/a.
  10. Finalmente la última frase del Padre nuestro: “…sino que líbranos del Mal.”, estaría en relación con el décimo mandamiento: No codiciarás las cosas ajenas. El mal del que hay que buscar librarnos es el mal que podamos hacer a nuestros hermanos. La codicia o la envidia de los bienes del otro nos lleva a ignorarlo como hermano. Fue así como Caín llegó a matar a su hermano Abel.


[1]). « El Padre nuestro ». Eclo 48,1-14. XI Semana Tiempo ordinario, Catedral Notre-Dame de Paris, 20 de Junio del 2002.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s