43. Dios ha muerto (reflexión en Viernes Santo)


Desde el mediodía hasta las tres de la tarde se cubrió de tinieblas la tierra. Cerca de las tres, Jesús gritó con fuerza: Elí, Elí, lamá sabactani. Lo que quiere decir: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? (…) Entonces Jesús, gritando de nuevo con voz fuerte, entregó su espíritu.” Mateo 27, 45-46. Antes de morir Jesús experimenta la “ausencia” de Dios. Sólo aquel que ha experimentado el abandono y el vacío por parte de Dios, podrá alegrarse del re-encuentro y de la plenitud de su presencia.

Seguir leyendo “43. Dios ha muerto (reflexión en Viernes Santo)”

Anuncios

41. Descendió a los infiernos (Reflexión en el Año de la Fe)


41. Descendió a los infiernos

Esta frase del Credo es una de las más difíciles de entender. Sin embargo se encuentra presente en la Biblia misma (1Pe 3, 18-19; Efesios 4, 9), y ha sido comentada también por los Padres de la Iglesia. ¿Qué significa eso de que Jesús bajó a los infiernos y de qué infiernos se trata?

Seguir leyendo “41. Descendió a los infiernos (Reflexión en el Año de la Fe)”

40. Fue crucificado, muerto y sepultado (Reflexión en el Año de la Fe)


40. Fue crucificado, muerto y sepultado 

El amor de Dios por los hombres llega a tal extremo que Dios no solamente se encarna, sino que además se deja morir en la cruz. La muerte de Dios en la cruz es algo incomprensible para la gran sabiduría griega, es una locura, es decir algo que está fuera de la razón. Por otra parte para la fe de los judíos, es inconcebible que el Dios de la trascendencia se pueda hacer hombre y muera en la cruz, eso es motivo de vergüenza como lo dice San Pablo: “Los judíos esperan grandes milagros y los griegos buscan un saber superior. Mientras tanto, nosotros proclamamos un Cristo crucificado. Los judíos dicen: “¡Qué vergüenza!” Los griegos “¡Qué locura!” Pero aquellos que Dios ha llamado, sea de entre los judíos o de entre los griegos, encuentran en Cristo la fuerza y la sabiduría de Dios.” (1 Cor 1, 22-24). Comentemos brevemente en qué consiste esta vergüenza que suscita la encarnación de Cristo entre los judíos; y el desquicio de la razón, locura, que provoca para la sabiduría griega.

Seguir leyendo “40. Fue crucificado, muerto y sepultado (Reflexión en el Año de la Fe)”

Pascua. Un paso pequeño para el hombre un salto gigante para la humanidad


13. Pascua

Un paso pequeño para el hombre un salto gigante para la humanidad

La palabra “Pascua” viene del hebreo (pesáh) y se puede traducir como “paso” o incluso “salto”. Esto me recuerda la famosa frase que dijera Neil Armstrong en Julio de 1969 después de haber puesto su pie en la superficie lunar: “Es un pequeño paso para el hombre pero un salto gigante para la humanidad.” ¿Por qué hago esta semejanza con el tema religioso de la Pascua?

Seguir leyendo “Pascua. Un paso pequeño para el hombre un salto gigante para la humanidad”

Agustín de Hipona, El enamorado de Dios


35. Agustín de Hipona
El enamorado de Dios

El 28 de Agosto celebramos la fiesta del gran San Agustín, uno de mis santos predilectos. Un día antes, el 27 es la fiesta de su mamá: Mónica. Madre e hijo santos. Lo que me gusta de Agustín es que es muy humano, “humano, demasiado humano”, como diría Nietzsche aunque en otro contexto. Facundo Cabral en uno de sus conciertos decía: “Es increíble que los jóvenes de hoy en día conozcan detalles de la vida íntima de Madona y no sepan quién diablos fue San Agustín. Es decir que su mundo es muy reducido y raquítico.”

Seguir leyendo “Agustín de Hipona, El enamorado de Dios”

Humano demasiado humano. Nietzsche y experiencias sacerdotales


38. Humano demasiado humano.

Nietzsche y experiencias sacerdotales

Humano demasiado humano es el título de uno de los libros de Nietzsche (1878). Y es el título que se me ocurrió para esta reflexión sobre algunas experiencias sacerdotales, no en sentido general sino a partir de mis propias experiencias de vida como sacerdote.

Seguir leyendo “Humano demasiado humano. Nietzsche y experiencias sacerdotales”